En esta ocasión, empezaré con este América al que todo mundo elogiaba y se hablaba del gran técnico Solari, pero nadie tomó en cuenta que el calendario le facilitaba tener un buen arranque: Querétaro, Necaxa, Puebla, Atlas, Juárez, Tijuana, León y Mazatlán fueron sus primeros 9 compromisos. Sólo Atlas –del que no se esperaba mucho– y León, los mas fuertes, los demás con todo respeto muy a modo para lucir un arrancón triunfal de caballo fino. Vayamos a los 6 últimos: Pumas (2-0), San Luis (0-1). En la fecha 14 derrota a Santos Laguna en el último minuto, con un contragolpe cuando los laguneros estaban encima. A Tigres le gana 1-0 y pierde en la 16 con Cruz Azul y empata para terminar con Monterrey. 8 golecitos en los últimos seis partidos. ¡Para un equipo cómo el América! El cierre se me hace muy pobre y tomando en cuenta la derrota que le impide ganar la CONCACAF. Al Ame lo salva su defensa, sólo 10 goles en contra, pero también solo 21 a favor. Lo veremos en la Liguilla, voy nones.

Lo que no se ha comentado, es la actuación de los equipos Santos Laguna y San Luis el último partido del torneo, algunos equipos se jugaban su calificación al repechaje. Sin embargo, a los Guerreros les bastaba sólo el empate para llegar al 5o lugar y a los otrora tuneros de igual manera, con sólo un puntito estaban vivitos y les esperaba el lugar 12. Santos Laguna no arriesgó nada y San Luis falló un penal. ¡Todo un show! No creo en un arreglo del partido, pero allá muy dentrito del corazón de los jugadores estaba el resultado. De tal suerte que, quieran o no, la última fecha se debe de jugar en el mismo horario. Si no, pregúntenle al Mazatlán o al Necaxa.

Hablar del torneo que desde el nombrecito está pinchito, tenemos que ligarlo a la actitud de algunos equipos que anteponen el resultado al espectáculo que se supone el buen futbol da. Sin embargo, no podemos cargarle toda la culpa a aquellos equipos que buenamente completan su estadía en primera división. A mi juicio, sólo León y Santos Laguna ofrecen un futbol agresivo, un futbol que deja jugar al adversario, porque ni Monterrey con su director técnico de lujo mas miedoso que un niño cuando le dices que viene el coco y cuyas maneras lo llevaron a ocupar el noveno lugar de la tabla, y vaya que se le apareció el mismo diablo en el repechaje: Cruz Azul y, a cuál más, uno se tendrá que ir. O las mismas Águilas con su cosecha de goles tan mediocre. En este torneo triunfó el futbol ratonero, defensivo, no hay pa’dónde hacerse, el no descenso aumenta la mediocridad, aunque promueve el debut de los jóvenes. Algo tienen que hacer los dueños, porque los estadios cada vez están mas vacíos y en la tele ahí te ves. Las tácticas del futbol actual, se enfocan a cómo romper una línea defensiva de los equipos visitantes, que les vale madres los tres puntos. Así los equipos lograron 99 triunfos, 108 empates y 99 derrotas. Ese fue el balance del torneo. Estos numeritos no nos hablan más que de la mediocridad. Obviamente el repechaje tendrá que cambiar, aunque todavía habrá equipos que sueñen con el contragolpe y así lograr su pase a la liguilla.

Hasta la próxima.