“Puedes ser un niño todo el tiempo que quieras, cuando estás jugando beisbol”.

Cal Ripken Jr.

Luego de una prolongada pandemia que nos hizo percibir los días como algo eterno, los famosos “Chicos del verano” están de regreso para el preámbulo de una nueva temporada en las Ligas Mayores, la pretemporada o, como se conocen, los entrenamientos primaverales, están en su apogeo. Con tantos deseos de ver beisbol, los aficionados podemos percibir el olor a pasto recién cortado y celebrar nuevamente el “tronar” de la pelota entrando en los guantes, es “música para los oídos” de cualquier fanático del Deporte Rey.

Ya se juegan los encuentros de exhibición y los peloteros afinan detalles rumbo al extenuante calendario que está de regreso con sus habituales 162 juegos, una verdadera prueba de resistencia para cualquier atleta y los beisbolistas no son la excepción, prueba de ello es que ya se han dado lesiones, como la del zurdo Zack Britton, quien estará ausente de la rotación de los Yanquis hasta mediados de junio, debido a que será operado. La larga temporada es un verdadero desafío para todos, quizá mayor para los veteranos, pero vale la pena también seguir de cerca a las jóvenes figuras como Fernando Tatis hijo, el nuevo millonario de las Ligas Mayores, quien ahora deberá mostrar más allá de ese beisbol alegre que ya le conocemos, ahora debe lidiar con esa presión de saberse uno de los elementos con salario más elevado.

Debemos prepararnos para una estupenda y competitiva temporada, hay señales alentadoras para aficionados de Texas y de Ohio, ya que Rangers, Indios y Rojos han confirmado que abrirán las puertas de sus estadios; con la forma en que está avanzando la vacunación en los Estados Unidos, hay altas probabilidades de que sigan sumándose más equipos a hacer anuncios de esa índole. Por lo pronto, a disfrutar de los peculiares juegos de pretemporada, una etapa que en lo personal me encanta, en la que nuestros peloteros mexicanos buscan mostrar su capacidad para quedarse en el róster de su respectivo equipo.

A prácticamente un mes de que comience la pretemporada de los Algodoneros del Unión Laguna, su directiva sigue buscando refuerzos que les ayuden en puestos clave y que el equipo no tenga huecos en los que se adolezca de calidad. La noticia más reciente fue la incorporación del lanzador derecho Alberto Leyva, un brazo joven, pero ya con buena cantidad de apariciones (193) en Liga Mexicana; llega procedente de los Acereros de Monclova y no descarten más incorporaciones que lleguen desde el norte de nuestro país.

En Alberto, los Algodoneros van a encontrar un brazo de confianza que puede aparecer como relevista en cualquier circunstancia del juego, que tiene un control aceptable en sus lanzamientos y conforme mejore todavía un poco más en ese aspecto, será un potencial abridor. Sus actuaciones con los Yaquis le valieron para ser considerado entre los candidatos a Novato del Año en la temporada 2016 – 2017.

La apuesta del gerente deportivo del Unión Laguna, Francisco “Chipper” Méndez, se mantiene firme en la juventud y se demuestra con la adhesión de Leyva, quien se une al equipo con el promedio de edad más joven de la liga, buscando que se consoliden y conviertan en una escuadra más que competitiva, muy al estilo de los Azulejos de Toronto, organización que conoce más que bien, el mánager Omar Malavé. Durante los próximos días tendremos la lista de invitados al campo de entrenamiento, la cual será prácticamente la misma que se publicó el año pasado, aunque aún faltan algunas sorpresas por sumar.

Feliz fin de semana y recuerden disfrutar la vida, hasta que caiga el out 27. 

Correo electrónico: aarguijo@elsiglodetorreon.com.mx