“Sinceramente nunca pensé llegar a este punto, pero estoy perdiendo la pasión por algo que tanto amo y me dio el futbol”. ¿Cómo interpretar esto? Cuando supimos que sería Fentanes el director técnico del equipo, supuse que correríamos el riesgo de un entrenador de poca experiencia en conjuntos de primera división, sobre todo en un equipo como Santos Laguna, compuesto por jugadores muy hechos como Lozano, quien fue el que escribió lo anterior, y otros como Gorriarán, Dória y el mismo Torres. La actitud del “Huevo” me dice claramente que se quería ir, y que su destino sería el Peñarol, club que lo andaba buscando. Eso de que está perdiendo la pasión es puro cuento, y ya se veía en su país jugando con los Orinegros. A mi juicio, Dante hizo bien en darle las gracias sin que el club no se vea perjudicado. Lozano ya no debía estar en Santos Laguna. 

A Brian Lozano le fue muy mal con su lesión, una lesión que lo alejó de las canchas casi dos años y de la cual no ha podido reponerse, ya no ha podido ser el mismo y eso se nota en el terreno de juego. En ocasiones como que se tenía la esperanza de volverlo a ver en plenitud, pero algo pasa que no acabó de dar el do de pecho nuevamente. 

Los Guerreros han tenido todo tipo de entrenadores, desde Pedro García, un tipo que durante la semana descargaba todo el trabajo en Álvaro Briones y que sólo intervenía antes del partido, con una actitud positiva y muy motivadora, lo que le valía obtener buenos resultados. Alfredo Tena, tipo duro, disciplinado e igualmente muy motivador. Quirarte tuvo la habilidad de hacerse de gente muy valiosa como Eduardo Ramos y Yayo de la Torre. Daniel Guzmán, amigo de Ale y poco técnico, pero sí gran amigo de los jugadores: Oswaldo, Vuoso, Ludueña, Arce, Figueroa, Jiménez. Después, para el 2012, aquella semifinal inolvidable contra los Tigres en donde Oribe y Quintero hicieron el milagro. Benjamín Galindo, campeón con uno de los mejores equipos que ha tenido la Comarca. Después Caixinha. Un campeonato raro, se eliminó a Tigres y después, la final con Queretaro. Siboldi, otro director técnico nada teórico y sobre todo muy apoyado por Leandro Cuffré. 

De lo anterior y a donde quiero llegar es una pregunta: ¿Qué tanto vale un director técnico muy técnico, y que tanto el motivador? ¿Qué tanto es técnico Guardiola, o Ancelotti y qué tanto Klopp? En el futbol mexicano: ¿Herrera, el mismo Almada, Lillini, Ambriz, qué tan técnicos, que tan estudiosos o qué tan motivadores son? Yo creo más en los entrenadores que motivan, que empujan y que dejan hacer a sus jugadores lo que ellos ya saben hacer. Y si no, analicen ustedes mismos cuáles son los de éxito. Sergio Bueno, Sosa, entre otros, con conocimientos suficientes para triunfar, pero muy técnicos y poco motivadores ¿Fentanes será un técnico, o un motivador? Eso lo veremos, aunque la actitud de Lozano no fue nada prometedora. Fentanes fue un extraordinario entrenador de fuerzas básicas; la oportunidad de dirigir en primera la tiene, veremos hasta dónde llega.

Triste noticia, falleció Enrique “Chino” Yassin. Descanse en paz. Formó parte de aquellos inmortales que sembraron el futbol profesional en la Comarca. Recordarlo en la delantera junto con “Cri-Crí Fernández, eran sin duda momentos inolvidables. La dinastía de los Yassin, su hermano Jaime“El Loco” y el mayor de ellos, Mustafá, masajista de la Ola Verde, quien después fue requerido por aquella inolvidable “Máquina Cementera”. Enrique Yassin jugó también con los “Jabatos” de Nuevo León. Descanse en paz, el gran Chino Yassin.

Hasta la próxima.