AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

Con cariño para la familia Yassin, por la partida de don Enrique

Porque el futbol es un mundo en sí mismo, los jugadores cuando ingresan a la cancha, son como almas que van llegando al purgatorio y aunque todos quisieran estar siempre donde ocurre lo bello, la realidad es como humanos sus historias muestran mundos de distintos niveles, son protagónicos que buscan digerir sus traumas golpeando la pelota, la única que jamás está cansada.

Ya dentro, la gente mira a los tipos con habilidad para acotar espacios con detalles finos como igual, otros a quienes les alcanza para correr, estorbar y ofrecer un gran esfuerzo, igual otros más cuyas tristezas y miserias nunca terminan pues parecen peleados con la pelota y alejados de los conceptos del juego. Afuera, su gente desborda en su ilusión de colores míticos, todo el filtro de sus sentimientos, la memoria y la poesía  pero el futbol les impone un estado de triste confusión.

El pueblo quisiera que su equipo tuviera siempre el don de trasmitir entusiasmo, que el juego de futbol fuera una fiesta de la inteligencia y la imaginación pero encuentra que hay partidos donde tal parece que el demonio está en la nómina del rival y de repente la noche se desajusta, como a Santos y su gente el viernes fueron  un grupo de jugadores anónimos sin alma y sin fe.

Fue una lección fuerte para Fentanes. Se dio cuenta, como todos frente la tv que el joven Larcamón es más largo que la cuaresma y estudió perfectamente al rival, encontrando que el lado derecho de su campo es deficiente, porque Orrantia no tiene oficio defensivo y Suárez no participa en su apoyo, así que encomendó a Cortizo y Ferrareis que lo atacaran. Lo hicieron ver muy mal. Luego, si de tu equipo lo mejor es tu portero, se puede intuir que sin sus lances pudo ser goleada.

Está claro que no se puede convertir en exótico lo común. A Santos le sobra la entrega, pero hay que jugar un mejor futbol y tener un plan -no todo es correr, pues cualquiera corre- y no saber a qué se juega, crea entre el grupo mucha angustia e incertidumbre que terminan con Lozano desesperado denotando que está perdiendo pasión por el juego en el tuit pero sin reparar que debe encarar su mal momento. El suyo, es un desafío al sufrimiento a través de la creación.

Brian no solamente llegó a ser el líder del equipo, sino tal vez el mejor jugador de la liga MX, pero una terrible lesión la marginó un año y aún es tiempo que no encuentra su mejor forma pero no puede estar viviendo en el refugio de su imaginación, debe seguir luchando por reencontrarse porque si le falta fe, solo debe voltear a la tribuna que no le grita, sino que le comprende en su lucha y lo alienta, porque el pueblo sabe que hay imágenes que uno quisiera apartar de los ojos.

El técnico Fentanes, parco y seco, es inteligente y no se casa con sus ideas. Sabe que tiene que modificar, porque Ronaldo no encuentra la pelota y Cervantes, jugador fino, debe ser titular. Debe investigar si Suárez tiene solo una pierna y evitar que Campos haga una de más, siempre. La gente debe pasar encima del hastío y reforzar la fé del Huevo Lozano para ir apaciguando las pesadillas.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com