No cabe duda, la idea de crear el Salón de la Fama fue muy buena, y un hombre como Jesús Martínez era el indicado. Su capacidad negociadora y creativa es innegable. Su llegada al futbol para situar al Pachuca como uno de los equipos importantes del futbol mexicano, ha sido muy positiva. Un hombre que sin duda quiso poner a Pachuca en el mapa. Lo que hizo requería de muchos recursos. ¿De dónde salieron esos recursos? Ahí queda la duda. Lo cierto es que, de habladas, tuvo que ver el gobierno del estado en gran parte del proyecto.

Jesús Martínez, quería algo mas que un simple equipo de futbol. Fue el primero en construir todo un complejo deportivo que soportara las exigencias del mismo. El desarrollo de la cantera lo tenia entre ceja y ceja. Al mismo tiempo, organizó los congresos de Futbol donde Pachuca recibía a grandes personalidades. Recuerdo algunas como Johan Cruyff, Vicente del Bosque, Arrigo Sacchi entre otros, además de toda la gente imaginable del futbol mexicano. Extraordinarios eventos. Su organización requería de un gran esfuerzo, sobre todo económico.

La comercialización del futbol la tenía grabada en la mente. Los Tuzos fueron la base del surgimiento de varios negocios en la Bella Airosa: La Tuzo Plaza, los Tuzo Cines, los Tuzo Restaurantes… En fin, como ven, todo era Tuzo. Y claro, nace la Universidad del Futbol, una universidad privada que mataba las ilusiones de aquellos papás cuyos hijos querían ser ídolos del deporte de la patada, una universidad costosa, que albergó algunos jóvenes de toda la república con poder económico suficiente para el pago de las colegiaturas y con los sueños de llegar a ser ídolos. Era la universidad del futbol también un buen negocio para el naciente Grupo Pachuca.

Y así nació el Salón de la Fama. Su concepción del deporte como negocio le ha dado a Jesús la capacidad de generar más negocios, y el Salón de la Fama es un negocio. Ayer entronizaron a 10 nuevos inmortales. Me pregunto: ¿Qué tanta seriedad le darán los europeos? ¿Qué tanto sentirá Cannavaro la importancia de ser inmortal en Pachuca, México? ¿Y Raúl? ¿Y Roberto Carlos? Con el matrimonio entre la Empresa Fox Sport y los Tuzos, la promoción del evento la tienen ellos. ¿Y Televisa? ¿ESPN? Poco tiempo le dedican a tan importante acontecimiento. A mi juicio y con todo respeto, siento que las grandes figuras lo agradecen, pero nunca sentirán lo que un pelotero siente cuando llega al salón de la fama en Cooperstown, Nueva York, porque para ingresar ahí hay que tener una gran historia deportiva, y no sólo eso, el comportamiento como persona tiene mucho que ver para abrir la puerta. Me pregunto: ¿Maradona jamás hubiera entrado ahí, o sí? Para el Salón de la Fama de Pachuca todavía no se requieren tantos requisitos. Además, los europeos lo agradecen, pero ni nos hacen en el mundo. ¡Definitivamente, la industria del futbol, en todo su apogeo!

Hasta la próxima.