AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

Los técnicos mexicanos libran en su tierra una guerra de guerrillas para mostrarse, puesto que los dirigentes han preferido desde hace buen tiempo que lleguen extranjeros que hablan cantado y que no siempre tienen la capacidad adecuada. Y si la auténtica libertad es liberarse de la opinión de los demás, según Paulo Coelho, uno ve que el camino de los nuestros es siempre cuesta arriba. 

Rara vez hacemos el esfuerzo de entender las razones de otro y aunque somos seres de probada buena memoria, siempre nos olvidamos de la versión del infravalorado, del adversario e incluso, del derrotado. Y todo mundo tiene algo qué decir. Los tapatíos fueron de los primeros en producir jugadores por docenas, Atlas y Chivas sobre todo. Le dieron oro puro al futbol mexicano. 

Por eso el Ing. Javier de la Torre nunca se preocupó cuando se fue Tubo Gómez, porque estaba Calderón. Al marcharse Reyes y Sepúlveda estaban Jaime López, Moreno, Vera. Se fue Héctor Hernández y ya venían Valdivia y Willy Gómez. Arellano partió a Tampico y pusieron a Paco Jara. Isidoro fue tentado por el León y de inmediato entró Javier Barba y la lista es ya interminable.

Pumas, Atlas y Toluca vinieron también a inundar el mercado con grandes jugadores. Los regios no tanto, ellos procuran invertir más en extranjeros que tienen siempre el sello de la duda, pero que la FMF permite que invadan todo tipo de sectores, no solamente la cancha, hasta en medios. Y después de todo los mejores son aquellos que con certeza saben que pase lo que pase, la gente tiene que vivir consigo mismo. 

Como Schindler, Santos Laguna ya posee la lista de Eduardo Fentanes, veracruzano de 44 años, que ha tenido aventuras en Dorados, Puebla, Atlante y Tampico pero que ha encontrado la veta en el desierto lagunero con “Mudo” Aguirre, Jordi García, Angulo, Uriel Antuna, Arteaga, “Bruja” Lozano (de préstamo en San Luis), el arquero y revelación Acevedo, los sobresalientes Campos y Santiago Muñoz pero ya detrás vienen otros chicos apretando como Games y Jordan. 

Ha contado Fentanes con la fortuna de que Guillermo Almada los ha tomado y alineado pero no lo hace por simpatía con el morocho, lo hace porque ve que el material vale la pena, que los chicos han avanzado en su formación integral y que hay futbol en desarrollo. Tal vez su mejor valor es Santi Muñoz, pero él quiere que su fiera interior salga ya mismo. Desea tener alas vigorosas. Los ojos de Muñoz son vehículo de autodeterminación y quiere aterrizar en Londres, Madrid o Roma.

Con “Huevo” Lozano cabalgando de nuevo y a la espera de Alan y “Mudito”, Almada le sonríe al futuro, con y sin Muñoz. El joven tejano debe apurarse porque puede quedarse a la orilla del mar y el técnico uruguayo debe buscar la continuidad de lo que su equipo hizo con el Necaxa. Algo falta por ajustar porque Ibargüen y Jeraldino se ven diferentes al resto. Su estado de forma es bajo. 

O tal vez uno se confunde porque los comentaristas de tv nos dejan expresiones que exigen a los más inteligentes como esas de “tiene buen pié” (si fuera un deforme, no podría jugar) o bien esa de “intenta volver al partido” (y no vemos que se hayan ido de la cancha), también aquella de “remate que no llega” (si no llega es porque no hubo). Abundan los dislates risibles como la expresión “llegó sin piernas” (uff qué ingenio). El estilo es el hombre y la estética es la ética.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com