-México pasa sobre Sudáfrica 3 a 0

-Logra el pase en 2° lugar de su grupo, como hace 49 años en Munich 1972.

El equipo mexicano saltó a la cancha con el mismo parado y diferente alineación respecto de los anteriores juegos derivado de castigos y lesiones. En esta ocasión esperaron en medio campo, a diferencia de los juegos previos, atentos a las fallidas salidas del equipo sudafricano para desdoblar y aprovechar los espacios.

Por la banda derecha el habilidoso y rápido Uriel Antuna dio cátedra en el encare y su marcador seguramente le soñará todo el año. Henry Martín igualmente dio muestras de cómo jugar de poste, generando su espacio de recepción al botarse y tocar de apoyo para quedar de frente al arco rival o bien abrir el juego a las bandas. Estas fueron las fortalezas del conjunto mexicano para irse arriba en el descanso en una cómoda ventaja de 2 a 0 la cual pudo haber sido mayor.

Formación y alineación de México

Para la segunda parte bajaron el ritmo e intensidad ante un Sudáfrica fuerte y desordenado con carencias en su técnica defensiva brindaron facilidades al tricolor que aprovechó en tres ocasiones.

Por momentos México lució sus individualidades y dinámica. Sus atacantes Vega, Antuna y Martín pasan por buen momento los tres volantes centrales no logran a mi juicio ejercer total dominio y el medio campo para tener el control del juego, lo que genera ocasiones de peligro en contra. Los defensas cumplieron y Ochoa aporta experiencia y liderazgo.

En cuartos de final el tricolor se enfrentará a Corea un equipo ordenado, rápido que no será nada fácil. Se espera que el cuerpo técnico nacional en esta ocasión elija al once inicial adecuado para anular a los asiáticos y una estrategia de juego colectivo capaz de vulnerar la defensiva coreana y establecer un esquema de coberturas en la zaga nacional. 

Un juego más que ilusiona.