Ney Blanco de Oliveira en la Corte del Rey

Charlas con Héctor Huerta

Capítulo II. El Por qué de Ney Blanco para hablar de “Pelé”

HÉCTOR.- ¿Por qué Ney Blanco, después de 27 años de vivir en México, acepta por fin hablar de “Pelé”, con al cual compartió un trozo de gloria?1

NEY.- Pienso y siento que siempre existirán una y mil razones para hablar de Edson Arantes do Nascimento “Pelé”, el Rey del Futbol. También comprendo que para hablar de él es imperativo incluir a la Corte porque un equipo se compone de once elementos.

En los 15 años de apogeo del Santos sólo hubo una camiseta que el entrenador “Lula” le entregó al mismo jugador: la “10” a “Pelé”. Los demás fuimos cambiando de acuerdo a los momentos y a las determinaciones de “Lula”.

Sería bueno decir que en toda su historia, el Santos Futbol Club siempre había sido un equipo más digno que grande. No se comparaba institucionalmente con los grandes equipos paulistas: Palmeiras, Corinthians o Sao Paulo. Pero lucía con gallardía y orgullo ante los grandes del Estado su lema, que ganó en 1935 junto con el título estatal: “Campeón de la Técnica y la Disciplina”.

Curiosamente, cuando aparece “Pelé” y se consagra campeón del mundo en Suecia 1958, ¡ni siquiera era titular del Santos, ni nunca había ganado un título con su equipo!

Cuando irrumpe el fenómeno – “Pelé”, el Santos toma una dimensión mundial y adquiere compromisos internacionales para los cuales no estaba preparado.

Al decir que no estaba preparado, me refiero no sólo a la estructura deportiva del club, sino también a la joven Corte y a la ciudad, de tan sólo 500,000 personas.

Tardaron varios meses para que los dirigentes, la Corte, el cuerpo técnico y los aficionados entendieran la nueva realidad del Santos.

Para que se den cuenta del impacto que provocó el fenómeno “Pelé” baste decir que al momento de poner en el pizarrón la lista de jugadores para alguna gira, varios de ellos encontraban en el itinerario nombres de ciudades que en su vida habían oído mencionar.

Afortunadamente la Corte tenía a su favor elementos que conforman la esencia del fútbol: espíritu de grupo y conocimiento de los secretos de la cancha. La unión era fundamental para mostrar en los partidos la gama de recursos futbolísticos de la Corte. En la cancha hablábamos y entendíamos el mismo idioma, y conocíamos los secretos de nuestro cosmos.

Para formar una idea es necesario tomar en cuenta el impacto y lo exhaustivo de las giras.

El promotor de las giras del Santos, Casildo Osés programaba hasta 18 partidos por Europa en 45 días. Aquí nos queda una lección: los que contrataban al Santos para la gira exigían la presencia de “Pelé”, y los demás 17 jugadores nos íbamos rotando; cada uno señalaba el momento en que debía ser cambiado. La Corte tenía recursos humanos para hacer cambios de un juego a otro sin que se alterara la estructura competitiva del equipo; cada tercer día, entre viajes y un trajinar de todos los viajes, estábamos en una cancha de fútbol de distintos países. Y aunque los organizadores exigían a “Pelé”, de cualquier manera él siempre jugaba porque quería estar en su reino. Tenía que cuidarse al máximo para estar en los partidos; hubo ocasiones, muchas, que jugó con lesiones. Su portentosa condición físico-atlética y el cuidado le permitían cumplir en los juegos. Dedicaba su vida, en cuerpo y alma, las 24 horas del día, al fútbol.

En Santos o en cualquier parte del mundo él vivía inmerso en el fútbol. Y aquí nos queda otra lección: la del hombre que asumió desde muy temprana edad el peso de las responsabilidades.

HÉCTOR.- ¿Sabía que el público que llenaba los estadios era por verlo a él? ¿No ignoraba que el poder cautivador se centraba en su magia?

NEY.- Sí. Lo sabía. Por eso era Rey las 24 horas de todos los días. Siempre dijo: “Si vienen a verme… van a verme”.

Este ejemplo de “Pelé” debe servir a todos aquellos jugadores de la actualidad que, sin la grandeza del Rey, fingen lesiones o inventan pretextos para no jugar. Dejan escapar la deliciosa sensación de crear alegrías y placeres en el tapiz verde…

(Mañana: sigue el por qué de Ney Blanco. El regalo al hijo del Rey: que jugara el Rey del Fútbol).

_________________________________

1. Seguimos recordando que esta entrevista se llevó a cabo en 1987

Twitter: @emaciasm