AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

¿Será que la muerte acaba con luces y tinieblas? En pleno abril de 2022, cuando el futbol se reanudó en México, infinidad de cosas y situaciones fueron distintas, las pudimos ver desde el otro mundo, que hasta allá llegan la modernidad y los cambios culturales y donde uno aprende a vivir relajado, toda vez que pasó el examen, tan difícil, donde se considera a los que han hecho un gran esfuerzo, aunque solo hayan logrado la mitad de lo soñado. Se les premia con paz y serenidad.

Ya pasaron los tiempos en que los viejos debíamos portar una credencial en la solapa, con ID, dirección, teléfonos y descripción de sus enfermedades. Se nos apreciaba solamente en tiempos electorales y lo demás era discriminación total. Solo había oportunidad de circular cerca de casa y una vez a la semana salir pero en bares y restaurantes, solo en el área de seres especiales, que no podían tomar más de tres y comer poco. Se les prohibía mirar a las mujeres, fumar y escupir.

Es por eso y algo más que el presidente López-Gatell iba perdiendo popularidad, después de haber doblegado a Marcelo Ebrard en la elección, lo que originó un levantamiento sofocado a sangre y fuego. A la distancia uno llegó a pensar que los métodos nazis con los judíos eran historia pero habían resurgido ahora y uno era más valioso muerto que vivo para los jóvenes dominantes.

Alejandro Irarragorri, consiguió hacerse cargo de todo el futbol mexicano y le marcó nuevos caminos. Se mostraba en los medios, sereno y dueño de sí, jamás descubría sus emociones pero sí llegó a recordar la tarea de Jesús Martínez, Fassi y Enrique Bonilla, que se fueron dos años antes. Ahora el Atlas era de nuevo “la academia”, Santos iba por una nueva corona y Tampico asustaba con un ataque casi igual a aquel de Contreras, Bonelli, Pérsico y Rolando.

Es en este tiempo que los medios han logrado obtener nuevos adeptos, porque los que escriben son personas cultas, responsables y honestas. Llevan historias investigadas, detestan la especulación, hurgan en los hechos, retratan los acontecimientos y los narran de forma clara. En los micrófonos no hay gente que grite o muestre preferencias, lo hacen de forma pausada y profesional. Dominan el estilo donde pueden enseñar a su auditorio y crean otro ambiente.

Desde luego, los domingos, quienes vivimos en este nuevo paraíso tenemos oportunidad de escoger, lo que no podíamos hacer en Coahuila bajo el gobierno de Torres Cofiño, quien promovió su deporte del golf y no todos son afines. Acá se puede ver el torneo azteca, alguno de Europa pero uno prefiere sacar de los archivos viejas películas de futbol o la liga increíble. Hoy, el Barcelona de Basora, César, Kubala, Moreno y Manchón van por otra victoria. O bien, a los toros, con Dominguín, Cagancho y Curro Caro. O al concierto de Lennon y Harrison. ¿A dónde van los muertos?, decían en la tierra. Ahora, ya lo saben.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com