LA FIESTA ESTÁ VIVA

Por: Rafael Cué*

Articulista invitado

 

Con la primavera en pleno, el mes de abril es de toros, calor, flores y ferias, la más importante de nuestro país es la Feria Nacional de San Marcos, en la ciudad de Aguascalientes; detonadora económica de gran importancia para la ciudad y el estado. Miles de millones de pesos se generan alrededor de la feria, cuyo principal atractivo son las corridas de toros.

Me gustaría ver a los despistados antitaurinos pasar a los hoteles, restaurantes, bares, sitios de taxis, tiendas de abarrotes, líneas aéreas, autobuses, cafeterías y demás establecimientos para encuestar la importancia de la Feria en la economía local y expresarles que quieren prohibir las corridas de toros.

Este año está siendo muy duro, no tener Feria es un golpe para todos, muchos establecimientos viven durante el año de lo que generan en este evento. Son más de 12 festejos taurinos en la Feria, estamos hablando de por lo menos 80 toros entre encierros y reservas, 36 puestos para toreros, 180 puestos para subalternos y picadores, monosabios, prensa, fotógrafos, vendedores de esquilmos, taquilleros, acomodadores, carniceros, autoridades, cuadras de caballos y de arrastre, banderillas, divisas, souvenirs, etc.

La cifra económica es abrumadora, el estado de ánimo vapuleado. La ciudad sabrá levantarse, y si bien el tiempo y las oportunidades son irrecuperables, se abre una ocasión para en el otro periodo festivo del estado, como lo es la Feria de Calaveras, a finales de octubre, poder proponer una mini feria como si estuviésemos en abril.

Será responsabilidad de todos impulsarla y apoyarla. El clima es favorable y el espíritu de la ciudad siempre es bueno. Una semana de toros y novilladas, palenque, casino, conferencias, exposiciones, eventos culturales y deportivos para hacer brillar la ciudad y tratar de reponer lo que esta pandemia y crisis nos han provocado.

El mayor valor de la Feria Nacional de San Marcos es su gente, todos y cada uno de ellos, tengan el puesto que tengan o desempeñen la actividad que desempeñen, son dignos anfitriones de esta forma de sentir y gozar la vida, con el orgullo por sus tradiciones por delante y cero complejos de ser un estado taurino, feriante y que ama la tauromaquia, la charrería, su folklore, su gastronomía y su manera de ser.

Ríos de gente caminando por la feria, con el máximo respeto, todos a celebrar y a gozar. Los toros, como ya he escrito, son la principal actividad. Llevamos ya muchos años con ferias muy bien rematadas en sus carteles, con toros bien presentados y sobre todo con el apoyo del público, que en la mayoría de las tardes abarrota la Monumental.

Un público feriante, pero no fácil para los toreros ni para los ganaderos. En Aguas hay que estar bien, los toreros se miden unos a otros y los ganaderos llevan el orgullo de serlo a la feria más importante del país. Esto genera un ambiente formidable entre los taurinos, mucha juventud asiste a las corridas y son semillas que se van sembrando para futuros aficionados.

Hay lugares emblemáticos, como el Hotel Alameda, donde se hospeda la gran mayoría de los toreros actuantes, ganaderos y prensa. Tertulias, platicas, entrevistas, autógrafos y la accesibilidad de poder estar y convivir con los protagonistas de la Feria.

Imperdible al terminar la corrida, o el palenque, o para almorzar la desvelada previa, visitar Lechón Rudy, una joya de la gastronomía local; sin exagerar, de lo mejor que va a probar en su vida, créamelo.

Para los noctámbulos hay cientos de lugares para divertirse, desde el palenque, con su casino y variedad con los mejores artistas del país, hasta bares, conciertos y antros para todos los gustos.

Hoy Aguas está en soledad absoluta, las ganas de ir son inmensas, así que una vez que esto pase, preparémonos para en Calaveras revivir lo que no pudimos gozar en abril. Abrazo a todos los amigos hidrocálidos; ánimo, paciencia y a trabajar para ofrecer en octubre y noviembre una oferta taurina, cultural, deportiva y artística que abarrote la ciudad.

Twitter: @rafaelcue

*Artículo escrito para el diario El Financiero, reproducido por voluntad del autor en Intelisport.