Por: Rubén Romero

Articulista invitado

Lamentable, por decir lo menos, es la actitud con que se está enfrentando la llegada del coronavirus a algunas partes de la República Mexicana.

Entrevistadas para el noticiero de Denise Maerker algunas parejas mostraron su despreocupación por el riesgo del contagio, incluso se besaron ante las cámaras de la televisora, mostrando su desinterés ante las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

En Monterrey, en contraparte, el Municipio de San Pedro se declaró en estado de emergencia, lo que incluye el cierre de antros, gimnasios, lugares de culto religioso y la cancelación de permisos para eventos públicos.

Dentro de ese entorno, la “Carrera Gusanito Runners”, programada para el 7 de junio, envió ayer un comunicado a sus patrocinadores informando que el Comité Organizador de la Carrera decidió cancelar su edición 2020.

“Conscientes de la situación que tiene la emergencia sanitaria, debemos de ser solidarios y esperar tiempos mejores para reactivar nuestras actividades”, dice el comunicado. Su presidente, Edilberto González, comentó que regresarán las cuotas de inscripción a quienes ya estén inscritos.

Esta decisión de Gusanito Runners va más allá de cancelación de su carrera y de la devolución de las cuotas. Es un mensaje para la comunidad. El mensaje es directo: una de las maneras de evitar el contagio es mantener “la sana distancia” entre las personas, algo imposible de lograr en una carrera.

La verdad es que hasta que pase la contingencia debiera evitarse todo tipo de reuniones, incluidas las carreras, como lo instruye el Municipio de San Pedro.

La canciller alemana Angela Merkel fue contundente al decir que la lucha contra el coronavirus sólo tendrá éxito si se entiende que se trata de un reto colectivo.

¿Qué esperar para México para las siguientes semanas? Eso dependerá de la manera en que la sociedad enfrente al coronavirus. Dependerá de si se adoptan la sana distancia y la higiene personal de manera colectiva. La diferencia puede ser enorme.

Lo cierto es que enfrentar al virus con besos y escapularios “detente”, es un mensaje irresponsable, que parece que una buena parte de la sociedad ya “compró”. La prueba esta en los besos de los entrevistados por Denise.

Recuerda que correr es salud y algo más.., mejor calidad de vida.

Correo electrónico: azteca_42@hotmail.com