Nadie lo había visto, nadie protestó, ni siquiera al que le cometieron la falta; la jugada siguió, en ella misma México se salvó porque el remate brasileiro dio en el travesaño. Todos respiramos y, de repente, apareció el árbitro lituano, ¡a 7 minutos del final! Llevándose la mano a la oreja y señalando el cuadro del famoso VAR. Un pequeño contacto delataba la falta que sólo los genios del VAR vieron: una falta que en ningún momento en tiempo real, nadie la notó, nadie protestó, ni mucho menos. Había que abrir un poco la puerta que los chamacos brasileños, en su desesperación, no habían podido abrir, a minutos del final. Era la causa para que se anotara el tanto del empate. Sólo los tipos del VAR, con cinco monitores en sus narices y la cámara lenta, que, además de ser la más chismosa, es la más injusta porque nos hace ver las cosas diferentes y mucho más dramáticas.

Que la falta existió, puede ser. No hay faltotas ni faltitas, la duda es: ¿La hubieran marcado al revés? De ahí que el VAR, mientras siga imperando el criterio del árbitro o de los que lo manejan, seguirá siendo un churro. Y más si la cámara lenta o la tecnología te hacen ver las cosas mucho muy diferentes.

En resumen, no se puede acuchillar a un grupo de muchachos que, poniendo la garra y el alma, estaban plantando cara en el mismo Brasil a los brasileños. Éstos habían dejado vivir a los mexicanos que, para sorpresa de todos, se fueron arriba en el marcador. Eran mejores que los nuestros, como lo fueron también los holandeses; pero México traía la suerte del campeón.

En lo que a mí respecta, el VAR tendrá que perfeccionarse, porque mientras el criterio de los que lo manejan y, al final, el mismo criterio del árbitro sea el que determine si hubo falta o no, de nada sirve. La estupidez del fuera de lugar, que se marca hasta que termine la jugada, los goles anulados porque el VAR determinó que hubo una falta tres o cuatro jugadas antes, ¿quién determina cuando debe intervenir el VAR? ¿Por qué unas veces sí y otras no? Definitivamente, la tecnología no puede estar en manos del criterio de unas personas y mucho menos cuando ésta desnuda jugadas que se suceden en fracción de segundo y te las presenta con toda la lentitud que te impresionan, y hacen ver a los jugadores como asesinos. Algo se tendrá que hacer porque el VAR no está funcionando.

Brasil fue mejor que México y sí fue penal, es un justo campeón. El asunto es, cómo se dieron las cosas.

Twitter: @patachueca93