Todos nos vamos a ir. Unos primero y otros después, pero todos nos vamos. Solo que hay quien deja huella cuando se va. Ramón Iriarte Maisterrena se ha ido a donde todos iremos algún día. Esta columna lo recordará como alguien que contribuyó en gran medida a que las carreras de ruta en la Comarca se hayan posicionado como el deporte de las preferencias de los laguneros, porque Ramón llevó al MARATON LALA a ser el número uno en toda Latinoamerica y sobre todo el más rápido. Nunca estuvo conforme, siempre quiso que su Maratón fuera de menos a más, de tal suerte que llegó a ser: Selectivo para los Panamericanos, para el Mundial de Atletismo, para los Juegos Olimpicos. Siempre se preocupó porque Lala pusiera de su parte con grandes premios e invitando a grandes corredores. Y qué decir del Premio Navarra, un homenaje a su padre, Don Ramón, originario de aquellas tierras. Sin duda el Maratón LALA era el mejor Maratón de la Republica. El llevar el nombre de una empresa privada y el estar a mil kilómetros del poder impedían que los medios de la capital del país le dieran la difusión que merecía.

Supo rodearse de gente capaz y con gran experiencia, eso garantizaba el éxito de la competencia. Platicar con Rubén Romero, ex director técnico del MARATÓN LALA, nos trajo a la mente muchas cosas, grandes momentos y personajes, extraordinarios directores que formaron parte de toda una época de lo que fue el MARATÓN LALA. Seguramente ya lo platicarán juntos Don Germán González Navarro y Ramón.

Ramón Iriarte nos dejó una herencia que parece la vamos a dilapidar en poco tiempo. Ya este año no fue lo mismo, se notaba hace poco tiempo que los nuevos directivos de Lala (Chilangos), no valoraban lo que significaba la Fiesta Lagunera. Para ellos era un evento muy costoso que no le traía beneficios a la empresa, un evento caro y regional. Recuerdo que uno de ellos, me parece que era el Director de Mercadotecnia me dijo: “Es que para LALA La Laguna no representa el 1% de sus ventas totales”. Así nos veía, jamás entendió que la casa de LALA es precisamente La Laguna, aquí maman los becerros de las vacas que se comen los forrajes y que consumen esta bendita agua del Nazas y del subsuelo lagunero. Verdaderamente una tristeza. Ahora resulta que LALA está en la CDMX, no es nuestra. Así nos ven y así le ira al MARATÓN si no hay quien tome la estafeta que deja Ramón Iriarte. Ya en este año le dieron muchos palos al evento, ya el presupuesto no fue el mismo y me temo que con los años esto se ira acabando poco a poco. 

Se me hace, mi estimado Ramón, que he escrito de más; pero harás mucha falta, porque fuiste un lagunero que adoró a su tierra y defendió esta fiesta durante muchos años. Desde allá arriba échanos una manita, hazle ver a estos chilanguitos que LALA es una empresa de La Laguna y que aquí maman las becerras que se hicieron vacas, que dan la leche que les da de comer. 

Se ha ido un gran lagunero, descanse en paz Ramón Iriarte Maisterrena.

Twitter: @patachueca93

Anuncios