AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

Uno suele celebrar la marrullería, el engaño y hasta la brutalidad, empujado por complejos, prejuicios tiranos y pasiones enmascaradas de suprema afición, cuando la realidad radica en la comprensión del talento que brota como flores bellas de jardín selecto y celebrarlo, como un regalo de vida, sea o no el talentoso de tu equipo. No es pecado admirar al hombre bien dotado.

El hombre moderno, para estar a tono de la exigencia propia de su tiempo, debe saber un poco de todo, estar informado de lo básico, ser experto en alguna materia y ser un permanente observador. Descubrirse ignorante crea una incertidumbre excitante porque estimula la pasión y se tiene la obligación de no huir junto a los placeres de la ilusión, sino hacer un autoconocimiento.

Invitados por el don de los medios a viajar con el alma en dron para ver los latigazos del zurdo Urías (5-6) doblando a Bravos, para admirar (con dolor) la potencia del tremendo Isaac Paredes (23) el slugger de Hermosillo que le dio cuatro jomrones a Yankees de los 10 que lleva el nuevo astro de Rays. Alcanzamos a ver el décimo cuadrangular de Alex Kirk (23) que triunfa con Azulejos, lejos de su Tijuana natal pero sobre todo, quedamos maravillados con José Urquidy (27). El estelar de Houston es un lanzador de tremendo físico (1.85 y 98 kilos de peso) que ya está en 6-3 de récord y es el único mexicano que ha ganado par de juegos en serie mundial.

El es José Luis Hernández y Urquidy es el apellido de su madre, que lo llevaba desde niño por los campos llaneros de su Mazatlán querido, así que en USA, solo es José Urquidy. Y éste seriote barbón el domingo se hizo en siete entradas un mandil con la casaca de Yankees al dejarlos en un solo jit, en una pitcheada que se quedó ideal para Stanton que la sacó del parque (16).

Todo mundo hablando del talento neoyorquino y llegó José para mostrar sus alcances. Después, el relevo no respondío y Yankees terminó ganando 6-3 un juego que perdía por tres, porque apareció otro dotado, Judge (30) el líder de NYY que bateó su jonrón 26. Una prosa de beisbol, combinación ideal de talento y esfuerzo, porque no todo es tener el don consigo, sino en saber explotar su condición con una recarga de total determinación. El talento es regalo de Dios.

El talento existe en todas las actividades, pero no en todos los hombres. Es una muy especial distinción de quien lo posee y los más talentosos no siempre terminan como celebridades y a veces aquellos con menos, a menudo lo hacen, por poseer mayor poder de persistencia. En suma debe considerarse que el talento que da el éxito, es realizar lo mejor posible lo que sabes hacer.

Es el caso de Santos Laguna también. Jordan Carrillo (21) ahora laureado se une a Jorge Sánchez, Arteaga, Urielito, Acevedo, Angulo, Mudito, Rivas, Campos, Muñoz y varios que vienen como Mariscal y Máximo Reyes, debutados por Siboldi y Almada. Curioso caso de Jordan que llegó de su Culiacán con 13 años a Rayados, que lo despreció y vino a Torreón, donde estaba su destino. Es claro que nadie respeta el talento oculto pero también quien no tiene el poder de descubrirlo.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com