Era el año del 2004, la lucha libre mexicana se empezaba a posicionar en un plano popular en el país, el Consejo Mundial de Lucha Libre estaba tomando gran relevancia dentro del mundo del pancracio nacional.

Dentro de las filas de la empresa se encontraba un luchador que la gente amaba odiar, era el antagonista de la película, se trata del Hijo del Perro Aguayo (Q.E.P.D.), se había ganado muchos rivales, técnicos y rudos lo querían vencer.

Al Hijo del Perro no le interesaba pertenecer a los técnicos ni a los rudos, sólo quería acabar con todos. Pero para no hacer frente él solo, decidió unirse a su compadre Héctor Garza (Q.E.P.D.) y así formar a “Los Perros Del Mal”.

La dupla de Aguayo y Garza tomó gran relevancia en el CMLL, estelarizaban eventos y la gente los empezó a seguir de gran manera. Sin embargo, como era de esperarse, no sólo ellos dos formarían parte de esta facción que estaba generando cosas interesantes dentro de la empresa. Halloween, Damian 666 y Mr. Águila fueron reclutados por el Hijo Del Perro Aguayo para formar parte de la agrupación más importante en la lucha libre de los últimos años.

Ya con 5 miembros, Los Perros del Mal comenzaron a adueñarse de la empresa, ellos ponían sus propias reglas y enfrentaban a los que ellos querían. Era una facción que marcaba la diferencia, una agrupación irreverente, atrevida, y que no seguía las reglas, una agrupación con 5 elementos de grandiosa calidad y que mezclando su estilo eran prácticamente imposibles de vencer.

Con el liderato del Perrito Aguayo, Los Perros del Mal obtuvieron grandes rivalidades y grandes triunfos en el CMLL. La rivalidad con los Guerreros del Infierno que eran comandados por el Ultimo Guerrero, la rivalidad con el ejercito boricua de Pierroth,  y la rivalidad con los Hermanos Dinamita, fueron las principales luchas del CMLL por lo menos 2 años seguidos, dos años en que Los Perros del Mal vivieron un momento de grandiosa popularidad, las arenas del país eran tapizadas por aficionados que portaban la playera de Los Perros del Mal, la principal virtud de esta agrupación era que no se apegaban al estilo clásico de los técnicos o de los rudos, ellos simplemente luchaban por su cuenta.

Como en todo, hubo cambios en la agrupación, por ejemplo se unieron Texano Jr., El Terrible, Averno, Mephisto, Lizmark Jr, y hasta Shocker, cada uno de los anteriores en un determinado tiempo, aunque también abandonaron a la agrupación y al CMLL algunos de los miembros fundadores.

Después de haber hecho lo que quiso en el CMLL, el Hijo del Perro abandonó la empresa, y junto con él se fueron Damian 666, Halloween y Mr. Águila. Sin embargo, esto no fue el fin de los Perros del Mal, al contrario, ya que los derechos eran del Perrito, él decidió formar su propia empresa, que por supuesto llevaría el nombre de Los Perros del Mal.

La empresa fue tomando mucha fuerza, veías duelos con luchadores de todos lados, luchadores que habían salido del CMLL o de AAA llegaban a los Perros del Mal, las filas de la empresa eran conformadas por luchadores independientes, que recibían la oportunidad por parte del Perrito Aguayo de formar parte de una empresa que los respaldará. Junto a las funciones de lucha que incluían figuras como L.A. PARK., Super Crazy , Cibernético, Blue Demon Jr. y más, Los Perros del Mal, empezaron a sacar líneas de productos a la venta, principalmente prendas. El éxito de esta empresa fue comparada con el que tuvo en sus inicios la AAA.

En el año del 2010, en una función estelar de la AAA, ocurrió una gran sorpresa, Los Perros del Mal llegaban a invadir. El Hijo del Perro Aguayo y compañía llegaba a acabar con todas las estrellas de la empresa, al igual que  en el CMLL , los Perros se colocaron en planos estelares y siendo las máximas figuras de la empresa, su líder, el Hijo del Perro, era el rudo estelar de la AAA.

La popularidad de los Perros del Mal se triplicó, y junto a esto, los logros también fueron llegando, a la agrupación se unieron luchadores como Pentagón Jr., Daga, Joe Líder y la primera y única mujer en la agrupación, la canadiense Taya Valkirie. Eran la sensación donde se presentaran.

Sin embargo el año del 2013, Héctor Garza, uno de los fundadores de la facción y compadre de Perro Aguayo Jr., perdía la batalla contra el cáncer de Pulmón y fallecía, dejando un gran hueco en la agrupación, que nadie supo llenar hasta la fecha, Garza era ademas de la mano derecha del perro, era como su hermano.

A pesar de esto el Perrito y sus aliados siguieron acabando con todo en AAA, y así fue hasta el año del 2015, el 21 de Marzo para ser exactos, el líder de la facción, El Hijo del Perro Aguayo, perdía la vida en el ring, haciendo lo que más le gustaba. Así los iniciadores de la facción que marcara época en la lucha libre ya estaban juntos  haciendo rudezas y  rompiendo las reglas en la arena celestial.

Hoy en día la agrupación sigue vigente con Pentagon Jr., Joe Líder, Daga y Taya Valkirie, sin embargo, ya no con la misma popularidad, les hace falta el líder, el Hijo del Perro Aguayo.

Hay mucho debate en el mundo de la lucha libre acerca de si la agrupación debe seguir o dejarla atrás en memoria del Perrito, en lo personal pienso que la agrupación sin El Hijo del Perro Aguayo no es ni la sombra de lo que llegó a ser, creo que la AAA debe dejar de usar el mote de los Perros del Mal como homenaje a la memoria de sus dos iniciadores, “el querubín del mal”Hector Garza y el líder de la jauría, El Hijo del Perro Aguayo.

perros del mal

En lo que no hay duda, es que esta facción marcó un antes y un después en el mundo del deporte espectáculo, Los perros del mal son una facción de época.

 

Saludos sin limite de tiempo.

sanchezchairez@hotmail.com

FB: David Cháirez. Twitter: @davidchairez26

 

Anuncios