AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

Antes de que la tecnología y la especulación periodística se apoderen de nosotros, debemos huir, porque los medios en su afán de salir jugando al contragolpe, asfixian a nuestra defensa, que termina tirando balones fuera, aleccionados por Friedrich Nietzche (1844-1900) cuya teoría era sostener que la esperanza es el peor de los males, porque prolonga el tormento de los hombres.

El mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación, por ello abstenerse de ver el universo de Tata Martino y su tropa, soldados del futbol con un comandante que no vibra ni se estruja, solo parece arrellenarse en la caseta con sus paisanos caras largas, hermanos del estrés, con vida de especial angustia que alteran el cerebro e ilusión de nuestro futuro inmediato.

Como la angustia es el vértigo de la libertad y la vida es siempre la expresión de nuestros pensamientos dominantes, mejor voltear hacia París, donde un atleta ejemplar, Rafael Nadal Parera (36) gana el Abierto de Francia por décima cuarta ocasión, basándose en su izquierda maravilla y su revés a dos manos. Este demonio hispano es ejemplo de voluntad  (capacidad humano para decidir con libertad lo que se desea y lo que no). Está lleno de lesiones y el domingo temprano tuvo que ser infiltrado. Dice que «levantarse cojo muchos días, es difícil de asimilar».

Mucha gente cree que Garros era un genio del tenis. Qué va, solo era un jugador amateur pero el estadio y el torneo llevan su nombre desde 1920 porque fue un héroe en la primera guerra mundial. Era Roland Eugene Adrian Georges Garros (1888-1918) un aviador maravilla. Con Raymond Salnier, se inventaron un mecanismo que le permitía disparar una ametralladora frontalmente, sin que las balas tocaran sus hélices. Murió en combate con solo 30 años.

Giras el control y miras la tristeza y el llanto del equipo nacional de Ucrania, que pierde 1-0 en Cardiff con Gales y mientras los ganadores vuelven al mundial después de 64 años (Suecia 1958) los otros lloran por la derrota y por los 104 días que lleva la invasión rusa a su país. Incluso, su técnico parece inconsolable con su ánimo devorado por el dolor de toda la necesidad colectiva.

Los buenos amantes del juego lo recuerdan a este DT como el depredador del área, como un tanque devastador que oculta su tristeza jugando golf. En su etapa de oro fue astro del Milan y modelo de su amigo Armani, con la casaca rojinegra jugó 322 partidos y marcó 175 goles en nueve años. Venía de ser astro del Dinamo Kiev y tuvo aliento para terminar en el Chelsea. Se llama Andriy Shevchenko (45). Decía de joven que «nada es mejor que las mujeres y la comida italiana».

El gol lo marcó Gareth Bale con el desvío de Yarmolenko. Es mismo Bale (32) que en la final Copa del Rey 2014 maravilló al mundo con una carrera supersónica superando a Marc Bartra del Barsa hasta fusilar a Pinto (2-1) para el Madrid en Valencia. Goles y hechos, espías del pasado. 

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com