Qué difícil es triunfar en la vida cuando tu educación es deficiente. Que difícil es enfrentarte a una realidad cuando tus maestros o sinodales son tan mediocres que te otorgan un diploma que por sí mismo no vale nada. Qué difícil es transitar hacia un objetivo cuando los que te llevan se hacen pendejos y, a pesar de que lo saben, siguen con su espíritu triunfalista. El resultado de los 55 exámenes es excelente: 36 aprobadas de ocho para arriba, 8 con siete, o sea, de panzazo, y solo ocho reprobadas. Las aprobadas son, entre otras: recreo, educación física, manualidades, taller de costura, modelado y otras con alto grado de dificultad como las anteriores. Las reprobadas: Matemáticas, Física, Finanzas, Robótica, etc. El director de la escuela está feliz, no por los resultados, eso es los de menos. Lo demás es mantener a los alumnos en la institución para que los resultados económicos sean positivos. No se puede expulsar a nadie porque se corre el riesgo de caer en desgracia, aunque ya se sea muy desgraciado.

El Tata Martino debería de renunciar. No por su capacidad como director técnico, cuya capacidad está probada por todo su palmarés. No se puede con tanto maleta, no se puede con tantos jugadores inflados, primero por la prensa, y luego porque supuestamente juegan en Europa, es cierto, sólo que todos juegan en equipos de segunda categoría. ¿Qué no se nota que la comunicación entre técnico y jugadores está rota? ¿Que lo deben de correr?  ¿Y quién viene? ¿Herrera? El problema es que no hay nivel en los jugadores, ese es el problema: no hay ni sangre, ni garra y, la verdad, un nivel que, cuando llegue el examen final, no lo pasarán.

Esto es el resultado de una institución (FEMEXFUT) que sólo está interesada en el dinero. No se puede pedir resultados cuando lo único que nos interesa es llevar pan y circo a nuestros paisanos hambrientos de triunfos mediocres, que sólo sirven para llenar las arcas de la federación y para satisfacer la mexicanidad con las banderas en un país extraño. Es estar con la selección. El rival es lo de menos, el futbol es lo de menos, lo de más es gritar: ¡Puto! Y ¡Viva México, Cabrones!

No, no busquen en la selección a Claudio Suarez, Pardo, Oswaldo, García Aspe, Luis Hernández, Borgetti, Villa, Bernal, Ramón Ramírez, Cuauhtémoc, Campos, Luis García. Esos ya no están, cuando estaban había garra, entrega, además de calidad y vergüenza. 

Ahora enfrentaremos a Surinam y Jamaica. Dos partidos de la Liga de Naciones CONCACAF, pertenecientes a la Liga “A”, es decir la máxima categoría de la región. Los laguneros debemos de estar agradecidos, porque nuestra querida FEMEXFUT nos da la oportunidad de disfrutar en vivo y a todo color el partido contra Surinam. Agradezco a Ale que, gracias a su peso específico en aquellos lares capitalinos, hizo posible semejante logro. Gracias Ale, comeremos pan, aunque un poco duro.

Sin embargo, La Laguna será visitada por gentes que vendrán a disfrutar a nuestra selección, sin importar el rival. 

Hasta la próxima.