Desde la temporada 1950-51, cuando inició la Segunda División, se implementó el sistema de ascensos y descensos para la máxima categoría del futbol mexicano. Hasta finales de los años 60’s, el equipo que finalizaba en la última posición de la tabla general era relegado a la categoría inmediata inferior. Posteriormente se implementó el sistema de liguillas por el no descenso entre los últimos lugares de cada grupo; esto hasta el año 1974. A partir de la temporada 1974-75, los equipos ubicados en los dos últimos puestos de la tabla general disputarían una serie de dos partidos en los cuales, el vencedor en el marcador global permanecería en la máxima categoría, y el perdedor sería relegado; a menos que la diferencia entre el penúltimo y el último lugar fuera mayor a tres puntos. Tras la bochornosa bronca que se suscitó en la liguilla por el no descenso entre Zacatepec y Necaxa en el año 1985, se decidió eliminar dicho sistema y decretar que el equipo que finalizara en último lugar de la tabla general descendiera automáticamente.

A partir de la temporada 1990-91 se decidió implementar el sistema de cocientes o porcentajes que se utiliza en las ligas argentinas. Este sistema consiste en sumar los puntos obtenidos por cada club durante los últimos tres años de competencia, y dividirlos entre el número de partidos disputados durante dicho período. Quien al final de cada año termine con el peor cociente (Cociente = Puntos / Partidos Jugados) será relegado a la categoría inferior; llámese Segunda División, Primera División “A” o “Ascenso MX”.

Temporada 1990-91

Al ser el primer año tras la implementación del sistema de cocientes, todos los clubes compitieron en igualdad de circunstancias. Al final del campeonato, quien obtuvo menor cantidad de puntos fue el club descendido. Santos Laguna e Irapuato finalizaron al fondo de la tabla, con 26 unidades. Debido al criterio de desempate que consistía en la diferencia de goles, fue el cuadro fresero quien descendió. Recordemos que en estas fechas se otorgaban dos puntos por partido ganado.

Temporada 1991-92

Para este torneo se contaron los puntos de la temporada 1990-91. Atlante, el recién ascendido, finalizó como líder de la competencia, así que no tuvo problema con su permanencia. Cobras de Cd. Juárez fue el cuadro que descendió después de una pésima campaña en la que cosechó sólo 20 puntos; siendo rebasado por Santos Laguna y Querétaro, que habían iniciado el torneo en posiciones inferiores con respecto a los ofidios fronterizos.

Temporada 1992-93

Esta temporada fue la primera en la que se contabilizaron los puntos de tres años. Teniendo un equipo en su segundo año de competencia (Atlante), y uno en su primer año (el recién ascendido Pachuca). El conjunto azulgrana no tuvo problema alguno con la permanencia, ya que acumuló 41 puntos que le fueron suficientes para situarse en la parte alta de la tabla porcentual, clasificarse e incluso ser campeón. Pachuca no logró conseguir los puntos suficientes para mantenerse en el máximo circuito y tuvo que retornar a la rama de ascenso tras una lucha con Santos Laguna y Querétaro.

Temporada 1993-94

En esta temporada, el equipo recién ascendido, Toros Neza, logró conseguir una cantidad de puntos suficiente para evitar ser regresado a la liga inferior. Colocándose encima del descendido Querétaro, la U. de G. y la U.A. de Tamaulipas.

Temporada 1994-95

Tras la desaparición del club U. de G., como parte de un plan de reducción de clubes, de 20 a 18, este campeonato se jugó con 19 clubes, y se decretó que en esta temporada se darían dos descensos y solamente un ascenso. El recién ascendido Tampico – Madero, que a media temporada cambió de sede a la ciudad de Querétaro, adoptando el indignísimo nombre de “TM Gallos Blancos”, mismo que aquí omito por cuestión de buen gusto y estética, fue el último lugar de la competencia. El otro club descendido fue la U.A. de Tamaulipas, que consistentemente ocupaba las partes bajas de la tabla porcentual, hasta que en este torneo cayó a la liga inferior.

Temporada 1995-96

Por disposición de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), a partir de este campeonato, cada partido ganado comenzó a contabilizar tres puntos y no dos como se estilaba anteriormente. Si bien para cuestiones de clasificación a la liguilla, cada partido ganado otorgaba tres puntos, para cuestiones de descenso, durante esta temporada se seguían contabilizando dos puntos por cada partido ganado.

Atlético Celaya, equipo recién ascendido, logró acumular 38 puntos en la tabla porcentual para evitar problemas de descenso. Tras tres temporadas malas, fue el conjunto de la Universidad Autónoma de Nuevo León quien debió descender de categoría.

1996 – 97

A partir de este ciclo comienzan los torneos cortos. El ascenso debería decidirse cada dos torneos. Al incluirse la temporada 1994-95, en la que aun se otorgaban dos puntos por victoria, se siguió llevando la misma contabilidad para cuestiones de descenso. El recién ascendido Pachuca tuvo dos torneos en los que no logró la cantidad de puntos suficientes para lograr continuar en la máxima categoría, debiendo regresar al circuito inferior al final de torneo Verano 1997.

1997-98

A partir de este torneo, comienzan a contabilizarse tres puntos por victoria obtenida también en la tabla de cocientes. El recién ascendido Universidad Autónoma de Nuevo León no tuvo problema para permanecer en la categoría, siendo Veracruz el club que al final de la temporada, tras una lucha parejera con Puebla y Atlético Celaya, el club que tuvo que descender.

1998-99

Primer ciclo en el que se contabilizaron seis torneos cortos para cuestiones de descenso. En esta ocasión el recién ascendido Pachuca logró permanecer en la categoría. Tras un final de fotografía, la tabla terminó con triple empate en el fondo. La diferencia de goles, criterio de desempate, decretó el descenso de Puebla y la salvación de Monterrey y Atlético Celaya.

1999 – 2000

Tras del descenso de Puebla, sus dueños compran la franquicia del recién ascendido Unión de Curtidores. Por lo tanto, este ciclo se juega con los mismos participantes. El conjunto de la franja comienza en cuestiones porcentuales, de cero, logrando buena cosecha de puntos que le permiten permanecer en la categoría. Toros Neza fue el conjunto descendido tras cuatro torneos desastrosos.

2000 – 2001

Para este torneo el recién ascendido Irapuato logró, con un buen torneo Invierno 2001 y a pesar de un muy mal Verano 2001, permanecer en la categoría. Atlante fue el conjunto relegado a la división inferior.

2001 – 2002

El descendido Atlante, tras un recurso reglamentario, consigue permanecer en la máxima categoría, manteniendo su porcentaje. Lo anterior debido a que se inició un proceso para incrementar el número de equipos participantes de 18 a 20. Durante este ciclo, Irapuato participa en el torneo Invierno 2001, convirtiéndose en Veracruz para el Verano 2002, heredando su posición en la tabla porcentual. Ni este club ni el recién ascendido La Piedad, que fue líder del Verano 2002, tuvieron problema alguno para mantenerse en el circuito. Fue León, que ya arrastraba problemas porcentuales, el club que finalmente tiene que descender de categoría.

2002 – 2003

Durante este ciclo se dieron muchos cambios en relación con el anterior. La Piedad se mudó a Querétaro; Veracruz envía su franquicia anterior a Chiapas, que hereda su posición porcentual, y consigue nueva franquicia debido al incremento de clubes de 19 a 20. Atlético Celaya participa en el Torneo Apertura 2002, mudándose a Cuernavaca para el Clausura 2003. Es precisamente Cuernavaca el club que desciende.

2003 – 2004

Durante este período el recién ascendido Irapuato tuvo dos temporadas aceptables, que le permitieron evitar el descenso. De los clubes que jugaban su segundo año, Veracruz tuvo un buen torneo Apertura 2003 y un aceptable Clausura 2004, con lo que no tuvo probema alguno para evitar problemas. No así San Luis, que tras un desastroso torneo Apertura 2003, en el que sumó solamente once puntos, no pudo evitar la quema.

2004 – 2005

Tras finalizar el torneo Clausura 2004, la Federación Mexicana de Futbol decidió desafiliar a los clubes Irapuato y Querétaro, reduciéndose el número de clubes nuevamente a 18. El club recién ascendido, Sinaloa, logró su permanencia tras un buen torneo Clausura 2005, con el que superó en la tabla porcentual a la U.A. de Guadalajara y Puebla, que fue el club que finalmente descendió.

2005 – 2006

En este ciclo se vivió una pelea parejera entre San Luis, recién ascendido, y Sinaloa, que se encontraba jugando en su segundo año en la máxima categoría. Al final ambos clubes quedaron empatados en el fondo de la tabla de cocientes. Por el criterio de desempate, diferencia de goles, fue que el cuadro de Culiacán fue relegado. San Luis, gracias a un buen torneo Clausura 2006, además de salvarse, logró meterse a la liguilla y alcanzar el subcampeonato tras perder la final con Pachuca.

2006 2007

Durante este ciclo, San Luis en su segundo año logra consolidarse evitando las posiciones bajas de la tabla porcentual. La pelea por la permanencia se dio entre Santos Laguna y Querétaro, club que finalmente descendió en una batalla que se decidió en la última jornada.

2007 – 2008

Durante este torneo, el recién ascendido Puebla batalló pero finalmente logró superar en la tabla de cocientes a Veracruz: equipo que tras cinco temporadas sumando menos de veinte puntos, fue el merecedor del descenso.

2008 – 2009

En este torneo, el recién ascendido Cd. Juárez tuvo dos torneos aceptables, incluso clasificando a la liguilla del torneo Clausura 2009, con lo que se libró de problemas en la tabla de cociente. Tras una cerrada lucha, Necaxa no logra superar a la U.A. de Nuevo León y termina descendiendo por primera ocasión en su historia.

2009 – 2010

Tras un buen ciclo 2008 – 2009, el equipo de Cd. Juárez tuvo dos decepcionantes torneos. Incluso en uno de ellos, el Apertura 2009, no logró ganar un solo encuentro, terminando con sólo seis puntos, para descender de categoría. Querétaro, recién ascendido, aprovechó esta situación para evitar problemas en la tabla de cocientes.

2010 – 2011

Durante este ciclo, el recién ascendido Necaxa simplemente nunca pudo levantar. Tras dos torneos en los que nunca pudo sumar más de un punto por partido (16 y 15 puntos respectivamente), nunca pudo involucrar en la pelea al resto de los equipos involucrados en la lucha por la permanencia.

2011 – 2012

Este ciclo marca el descenso de la U.A. de Guadalajara. Tras seis torneos en los que no logró sumar arriba de 20 puntos, descendió incluso semanas antes del final del torneo Clausura 2012. El recién ascendido Tijuana, tras un torneo Clausura 2012 en el que sumó 28 puntos, quedó fuera de todo peligro de descenso.

2012 – 2013

El recién ascendido León, que sorprendió obteniendo 33 puntos en su primer torneo, rápidamente se libró de la amenaza del descenso, al igual que Tijuana, que se coronó campeón del Apertura 2012. Querétaro es quien terminó descendiendo tras un desastroso torneo Apertura 2012 en el que solamente consiguió 7 puntos.

2013 – 2014

Para este ciclo se presentan una serie de cambios administrativos: el recién descendido Querétaro se mantiene en la competencia tras comprar la franquicia de Chiapas, lugar hacia donde se traslada la franquicia de San Luis. De esta manera, Querétaro inicia la competencia heredando el cociente del antiguo Chiapas, el nuevo cuadro chiapaneco inicia el ciclo con los porcentajes heredados por San Luis.El recién ascendido Veracruz logra mantenerse en la categoría aprovechando el mal paso de Atlante, que es el club que termina descendiendo.

2014 – 2015

Durante este ciclo el recién ascendido U. de Guadalajara, tras una pelea que se mantuvo hasta la última jornada, termina empatado en cociente con Puebla, club que gracias a una mejor diferencia de goles logró mantenerse en la categoría, mientras que la U. de G. tuvo que retornar a la Liga de Ascenso.

2015 – 2016

El recién ascendido Sinaloa nunca pudo salir del fondo de la tabla, ya que nunca pudo cosechar la cantidad de puntos suficientes para lograr competir verdaderamente por su salvación. Desde la jornada 14 del torneo Clausura 2016 se encontraba aritméticamente descendido.

2016 – 2017
Necaxa, equipo que regresaba al máximo circuito, realizó un buen torneo Apertura 2016, aunado a un aceptable Clausura 2017, con el que aseguró su permanencia desde la jornada 15. Tras un final dramático, Chiapas, que hizo su trabajo al vencer en la última jornada a Atlas, no pudo evitar el descenso tras el gol de último minuto con el que Morelia venció a Monterrey para lograr su salvación. No obstante haber empatado en puntos con Veracruz, la diferencia de goles tan abismal fue factor clave para que se consumara la derrota del Jaguar.
Twitter: @emaciasm
Anuncios