AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

La gente de este rincón de México tiene una ventaja: contar con un periódico con cien años de circular. Es una gran experiencia. Es una forma de vida especial. Es un espejo donde todos nos hemos visto. Los niños de mi generación fuimos felices por las tiras cómicas de El Siglo, una página completa con Mandrake, Lorenzo y Pepita, Dick Tracy, Benitín y Eneas, entre otros. Era una fiesta., que remataba con una versión de las andanzas de Pancho Villa. Diversión y aprendizaje.

La tía Martha nos indujo a la lectura obligada de, cuando menos, la primera página, con las notas más destacadas. Fue emocionante recorrer en la imaginación la gloriosa aventura de la revolución cubana, desde la salida de Tuxpan, Ver., hasta su lucha en la Sierra Maestra, con notas de la UPI que asombraban al mundo, hasta la entrevista de Herbert Matthews del NY Times con Fidel Castro que le hizo ganar la simpatía mundial. Gracias hasta el cielo, tía Martha, por darnos la oportunidad de conocer e imaginar el mundo, a través de EL SIGLO. 

De esos hombres, todos quedamos conquistados por dos: Camilo Cienfuegos (1932-1959) llamado «El héroe del sombrero alón» Se decía que tenia diferencias de criterio con los Castro (Fidel y Raúl). Muere muy joven por accidente aéreo. El otro fue Ernesto «Ché» Guevara (1928-1967) argentino que gozaba de gran popularidad por su valentía y sencillez. Fue asesinado en Bolivia, al encabezar una guerrilla. 

Está claro que la lectura no da la sabiduría pero otorga el conocimiento, te da historias, adjetivos, nombres, hazañas, poemas, novelas y notas de impacto y melancolía. Te hace conocer el mundo sin salir de casa. Así hemos viajado con El Siglo para conocer al sueco Dag Hammarskjold, al birmano U Thant, al austriaco Kurt Waldheim, al peruano Javier Pérez de Cuéllar, al egipcio Boutros Gahli, al ghanés Kofi Annan, al coreano Ban Ki-Moon y al portugués Antonio Guterres, los secretarios generales de la ONU desde 1953. Leerlos es tener la sensación de leerse uno mismo.

¿El mundo de hoy es otro? Uno ve fenómenos que iluminan la tv y el orbe todo con Cooper Kupp (MVP) como un moderno y real pegaso vestido de amarillo y blanco. Y junto a él Aaron Donald y Von Miller, verdaderos mastines cazando a Burrow y creando su propia leyenda con Matt Stafford y Sean McVay. Los Rams doblando a Bengals y no sabes si todo esto es ficción o realidad.

¿Hay luz detrás de las sombras? Porque todo buen hombre sabe que la memoria solo puede iluminar los actos nobles y heroicos y viaja por la vida sin tener respuestas a tanta pregunta. Santos y América dan ejemplo de lucha, ritmo, voluntad y esfuerzo honesto donde gana quien tiene buenas individualidades, no quien juega mejor; y miras las quejas de Santiago Baños, dirigente americanista, que pide el cuello de Cervantes por agredir a Fidalgo y recibir solo amarilla del árbitro Santander. ¿Y no vio la plancha de Valdés a Lozano que también era de roja? Pues no. 

El actual es un escenario, como el de los fantasmas que regresan en invierno. Vemos una actualidad que nos choca, que no aceptamos y el recurso de mirar los tiempos de felicidad, disipan un poco. Somos como los fotógrafos a merced de la imaginación del novelista, así que mirar lo que aprendimos de niños y jovencitos con El Siglo es buen método y no tenemos espacio para hablar del Capitán Fantasma o la estrella del cine Lana Turner al asesinato de su amante, Stomponato, porque hablar de la desgracia santista, fastidia, aunque sea el claro espejo de nuestro tiempo.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com