Después de algunos meses se apareció Don Alejandro Irarragorri por esta Comarca. Yo no sé si se puso de acuerdo con su cliente Azcárraga Jean, en el sentido que los dos visitaron sus propiedades, luego del pésimo arranque de ambas escuadras este torneo. Pues así como Emilio se apareció por Coapa, así Alejandro se apareció por el TSM. Sin embargo, el presidente de Orlegi no sólo vino a visitar a su equipo, vino también a darle un repaso a la prensa lagunera. Bueno, a la prensa “tóxica”, como se han dado en llamar algún sector de ella. Lo que pasa es que la empresa Multimedios, que por años transmitió los partidos por radio, al terminar el contrato, para renovarlo se puso cara y, pues, Santos Laguna no aceptó semejante incremento y, bueno, ¡pues ahí te va! Como que los comentarios habidos últimamente no han sido del agrado del empresario y, al son de una comida, intercambiaron pareceres enfrente de toda la prensa lagunera. Lo cierto es que los chamacos periodistas de la empresa regiomontana, por sistema y durante años, han sido críticos duros de los Guerreros. En lo personal no he estado de acuerdo con ellos, pero pues cada quien.

Al final de la comida, a los asistentes le tenían una sorpresa, fueron llevados al mismísimo vestidor del equipo y, ahí, en cada casillero de los jugadores había una playera con el nombre de cada uno de los invitados a la comida. Buen detalle. Además, el director técnico les mostró su oficina y sus maneras de trabajar. Tengo entendido que las transmisiones seguirán, porque todo se arregla: Pancho y Ale platicarán y como buenos amigos le darán pa’delante. 

Decir que Santos Laguna anda mal, está a la vista. Los laterales han sido rebasados y le han permitido al contrario muchas libertades. Los remates de cabeza son a placer. Esto es la defensa, que casi ha permitido los mismos goles en cuatro partidos que los permitidos el torneo pasado. Caixinha tiene razón: han recibido goles de caricatura y también muy circunstanciales. Santos está mal y de malas, eso es lo cierto. Ahora esperaremos cómo se manifiestan los refuerzos. En su presentación, pude observar a un Leo Suárez que quiso lucir su futbol y su manejo de balón. La impresión que me dio es que debe jugar más para el equipo que para él. La otra presentación fue soñada: Harold Preciado, seleccionado colombiano –aunque en este momento no es nada halagador– se presenta con un golazo, jala la pelota con el talón, le hace un sombrerito a Nervo y la puntea para vencer a su paisano, el arquero Vargas. 

Estoy cierto que esto hace abrigar esperanzas de contar con un centro delantero productivo, aunque hay que esperar, porque por eso hay dichos: ¿Flor de un día? ¿Arranque de caballo fino? Veremos ahora contra el América si inician él y Leo. Será un partido muy difícil para ambos equipos, que no andan nada bien. Me parece que mas tendrá que perder Solari que Caixinha, porque el segundo está muy firme, mientras que el primero se juega su puesto, digo yo.

¿Y del Monterrey? ¡Ayer ganó 3-1 buenos goles y Funes Mori apareció! Ya pueden presumir los regios que, para ser un mundial, un quinto lugar no es malo. 

Hasta la próxima.