AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

Ahora mismo, ya no es tanta la celebración de las pequeñas y grandes alegrías sino la intención de la ausencia, la expulsión del paraíso.

Aquella vida que de sí misma nos parecía escasa de emociones, hoy se extraña. Antes de la pandemia éramos fans de tres pasiones: futbol, música y literatura. Nos convertimos en fotógrafos de instantes fugaces y fábulas de realidades porque se vino encima un tsunami irresistible en tecnología y medios, la distracción y la manipulación.

Hoy te sobra la información que no te educa, solo te divierte y da esperanzas, pues mucha gente ve la cultura con indiferencia y cree luego en las mentiras y medias mentiras que le arman o en las notas que aviven sus miradas indiscretas. Algo como Rihanna tendrá gemelos. Kylie Jenner embarazada otra vez. Overmars botado del Ajax por acosador. Luis Alfredo Alvarez de ESPN tiene cáncer de próstata. Loret, Brozo, Gómez Leyva y López Dóriga en lucha contra AMLO.

A caballo y peleando con espadas, uno quiere regresar al deporte para huir del mundanal ruido y como apertura de la película ve el papelón de Aguirre y sus Rayados en Abu Dhabi, con una salida tibia del técnico y la petición de disculpas, donde sobresale “no es tiempo de renunciar” y claro que nunca lo hará, pues prefiere que lo echen para cobrar una muy alta indemnización y mientras tira balones fuera para respirar. Y aunque muchos protestan, muchos también le creen.

América y Solari están aguantando la respiración, sumergidos en un mar de mediocridad. Herrera termina con el rosario en la mano con Guido e Igor sobreviviendo. Guedes se hunde y Almada sonríe junto con Larcamón y ambos siguen cotizándose, mientras que Caixinha y Cocca dejan dudas por el bajo nivel de futbol exhibido. Lillini no oculta su pesar por la inconsistencia.

Atlas no mostró un rostro de campeón, solo una camiseta nueva. Santos volvió a lo mismo y lo suyo no es una mala racha, sino la consecuencia de una mala planeación y plantel muy limitado.

Pero nadie puede mutar de campesino a mago y Pedro hace lo que puede, por lo tanto lo mejor será que haya serenidad y paciencia para esperar otros tiempos.

En estos, ya tenemos experiencia. Por eso muchos ya quieren que sea domingo para ver a Stafford y Rams como el poeta resucitado. Pero la gente, sobre todo los jóvenes, viven ahora en un mundo distinto, alternativo.

Muchos checan su teléfono en semáforos o atiende llamados, ponen música alta para eliminar los sonidos de la calle y sobre todo, parecen rellenar su tiempo en esa pequeña pantalla de la seducción, donde son manipulados sin darse cuenta, con información sesgada que favorece determinados intereses.

Se apela a los sentimientos e instintos primarios del ciudadano para ejercer ventaja o control sobre las personas que creen vivir en libertad y en realidad está siendo influido por decisiones ajenas.

Se ocultan palabras que debieran ser preferentes como errores, fallas y fracasos para venir con inequidad, culpa de terceros, descuidos, confusión.

Ahora como nunca queda más vigente la idea de Paulo Freire “A través de la manipulación, las élites dominadoras intentan confirmar progresivamente las masas a sus objetivos”.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com