AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

Cuando el maravilloso guitarrista y vocalista Syd Barret (f) se juntó con sus amigos para hacer el histórico grupo de rock, no imaginaba que revolucionaría el mundo pop con Roger Waters, Nick Mason y Richard Wright (f).

Era 1965 y tomaba el grupo inglés el nombre de Pink Floyd por los cantantes de blues de Georgia, Pink Anderson y Floyd Council y pasaron a ser un icono cultural. Influyente y aclamada, la banda vendió 300 millones de álbumes en el mundo hasta la separación en 1985 “por agotamiento creativo” pero señaló un rumbo perdurable, en el alma y ánimo de la gente rojiblanca de su equipo el Arsenal, con su canción “El sueño del artillero” donde esa afición se dibuja en el Emirates Stadium, que alberga 60 mil espectadores a una sola voz.

El Arsenal arrancó en 1886 y era solo “Dial Square” que luego cambió a Royal Arsenal, porque un grupo de trabajadores de la fábrica de armamento lo impulsaron. Por eso son los Gunners. Su moderno estadio fue inaugurado en 2006 y está ubicado en el barrio de Woolwich, al norte de Londres donde desde siempre ha tenido una gran rivalidad con su vecino, el Tottenham Hotspur.

Arsenal ha sido el preferido de personalidades, artistas, músicos, figuras de la sociedad como el famoso periodista Nick Hornby (63), maestro de literatura y crítico musical, que admiró siempre a Pink Floyd y como muchos, lo considera la mejor banda de rock de todos los tiempos. Hornby es un novelista de realismo y ternura, aunque con protagonistas mezquinos, cobardes y egoístas. Ha declarado que: “Me enamoré del futbol igual que más tarde me enamoré de las mujeres, de repente, inexplicablemente, sin crítica, sin pensar en el dolor o la tristeza que eso traería consigo”.

Ese pensamiento dibuja por total a quienes aman al juego y a una camiseta, esos que hacen de la pasión, un hábito; esos que saben que el único deber que tenemos con la historia, es reescribirla.

El famoso Arsenal, pecho y dorso en rojo, con mangas en blanco, pertenece a Kroenke Sports Entertainment y totaliza 45 títulos entre los que hay 13 de liga y 14 copas de Inglaterra. Tiene leyendas como el goleador Thierry Henry (228) y el eterno David O’Leary (722 partidos). El técnico francés Arsene Wenger, es un mito que perduró de 1996 a 2018. Un caballero de las canchas.

El fabuloso Pink Floyd se insertó en el ambiente del Arsenal, justo para hacer mayor la leyenda del gran club, porque el futbol y sus recuerdos son como rebanadas de vida. Gunners dream es una canción del artillero de guerra en el momento de su muerte.

Comienza así: “Flotando a través de las nubes, los recuerdos vienen a conocerme ahora, en el espacio entre los cielos, y en la  esquina de algún campo, tuve un sueño, tuve un sueño”.

En suma, estar en el futbol, con el Arsenal aquellos y nosotros con lo nuestro, es tener los recuerdos como emociones congeladas. Es vivir como en un mundo especial, ese donde los artistas del juego tienen una larga mirada, que luego su cerebro interpreta con voz musical. 

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com