Por: Rubén Romero

Articulista invitado

 

El Maratón de la Ciudad de México anunció que ampliará a nueve horas el tiempo que mantendrá abierta su meta, en un claro afán de alcanzar las 42 mil 195 inscripciones que se propuso lograr.

Aquí vale la pena hacer una reflexión: mientras que el cronometraje promedio de todos los corredores se hace cada vez más lento, algunos maratones han empezado a reducir el tiempo que mantienen abierta su meta.

En los años 80, el cronometraje promedio de la rama varonil en maratones era de 3 horas y 32 minutos, esa referencia ha subido a 4 horas y 32 minutos en estos años. No hay duda: se corre cada día más lento.

Como referencia vale decir que los maratones mayores tienen diferentes tiempos de corte: Boston (6:00 hrs.), Berlín (6:15 hrs.), Chicago (6:30 hrs.) Nueva York (6:30 hrs.), Tokio (7:00 hrs.) y Londres (8:00 hrs.), aunque debe decirse que no todos son tan estrictos como Berlín para hacer que los corredores abandonen el trayecto.

La contraparte son algunos maratones que han empezado a recortar el tiempo que mantienen abierta su meta, por dos razones principales: una es por proteger integridad física del corredor y la otra es por evitar problemas viales, de tráfico y de costos dentro de su ciudad.

El Maratón de Valencia tomó la decisión de cerrar su meta en cinco horas y media. Paco Borao, director del maratón y presidente de la AIMS, declaró que “el maratón busca un perfil de corredor más preparado y con mejor estado de salud, aunque pueda suponer perder inscripciones”, en un afán por proteger al corredor y reducir trastornos para la sede.

Aunque es cierto que algunas ciudades se prestan más que otras para tener abierto su trayecto por más tiempo, lo que no debe perderse de vista que es lo que gana el maratón al ampliar sus horarios.

Chris Burch, el director del Maratón de Des Moines, declaró que al ampliar su horario de siete a ocho horas, sólo el tres por ciento de los corredores requirió más de siete horas para completar su carrera. La iniciativa no compensó los aumentos en sus costos y las molestias para la ciudad.

Será interesante ver qué es lo que gana el Maratón de la Ciudad de México al ampliar la apertura de su meta de seis a nueve horas. ¿Valdrá la pena hacer ese cambio?

Recuerda que correr es salud y algo más… mejor calidad de vida.

Twitter: @Romerodromo

Anuncios