Hay países que pueden hacer dos y hasta tres equipos para participar en el Clásico Mundial de Beisbol y todas las novenas tendrían reales esperanzas de ganar, Estados Unidos obviamente es uno de ellos.

Marcus Stroman lanzó una joya de pitcheo en el juego por el título para lograr vencer a Puerto Rico y agenciarse el campeonato del torneo. Stroman es un talentoso serpentinero que ha sido atacado por las lesiones y por ello en estos momentos ni siquiera pudiera verse entre los principales tres abridores de los Azulejos de Toronto, creo que J.A.Happ, Marco Estrada y Aaron Sánchez están por encima de él.

Tanner Roark fue el abridor del juego de semifinales ante Japón, él también estaría cuando mucho como número tres en la rotación de los Nacionales de Washington, debajo de Max Scherzer y Stephen Strasburg.

Estados Unidos ganó el cuarto Clásico Mundial de Beisbol aún sin contar en su orden al bat con Bryce Harper, Mike Trout, Kris Bryant y varios estelares más como Clayton Kershaw, Madison Bumgarner, Chris Sale y varios otros “caballos” de la loma de los disparos.

Es parte de la belleza del beisbol, una serie corta definitivamente la puede ganar cualquiera, por mejor roster que presente un equipo nada le garantiza el triunfo, el orden al bat de Estados Unidos seguía siendo uno imponente, sin embargo en el pitcheo creo que tenían por lo menos 10 opciones superiores que las que presentaron en las aperturas de los partidos del Clásico Mundial y vinieron permitiendo apenas 2 carreras en las últimas 26 entradas de labor, superando rivales complicados como República Dominicana, Japón y Puerto Rico.

Twitter: @hgcuadros

 

Anuncios