Por: Rubén Romero

Articulista invitado

 

El Maratón de Nueva York ha sido ganado con tiempos mayores a 2h 08’ en los últimos 14 años, excepto por el 2h 05’06”, con que Geoffrey Mutai ganó en 2011.

Lo pesado de su trayecto hace que romper un récord mundial sea literalmente imposible, y quizá en buena medida a eso se deba que sus organizadores eliminaran a sus pacers “para convertirlo en una competencia pura, al estilo olímpico”.

Los cronometrajes ganadores de sus últimas dos ediciones han sido mayores a 2h 10’. Se corre para ganar, no para romper récords.

Estos cronometrajes le restan valor mediático al evento, aunque su transmisión por televisión es probablemente la mejor del mundo para un maratón que no es olímpico. Es un maratón para verse “en vivo”, que deja poca huella.

En la lista de atletas élite confirmados para para mañana domingo solo hay dos que llegan con récords personales menores a 2h 07’, por lo que no se espera un gran cronometraje.

Para los corredores recreativos no hay gran atractivo por lo que se refiere a sus tiempos esperados. En los maratones de Estados Unidos el 12 por ciento de los corredores califica para Boston, pero en Nueva York solo califica el siete por ciento. Correr en esa masa es incómodo, además de lo pesado del trayecto.

Desde la perspectiva económica, el Maratón de Nueva York es el que cobra la inscripción más cara del mundo. Pero eso no es todo: las inscripciones se venden como parte de un paquete en agencias de viajes seleccionadas en el mundo, lo que incluye ciertos hoteles y líneas aéreas, que no son las más económicas, por lo que el viaje no cuesta menos de dos mil 500 Dólares por persona.

No son pocos los corredores que se han quejado de la frialdad con que han sido tratados allí al tener necesidades particulares.

Sin embargo, y pesar de todo, 51 mil corredores (de los que 971 son mexicanos y 20 mil son de fuera de Estados Unidos) hacen hasta lo imposible para correr en Nueva York.

¿Será por la magia de la Ciudad? ¿Será la mercadotecnia del maratón? ¿Será por la adrenalina que inyectan a los corredores los dos millones de espectadores apostados a los lados del trayecto? ¿Será que quienes allí participan no lo hacen tanto por la organización del evento sino por ser parte de un festejo?

Recuerda que correr es salud y algo más…, mejor calidad de vida

Correo electrónico: azteca_42@hotmail.com

Anuncios