necaxa-puch-america

¿Perder? ¿A quién le gusta perder? No conozco a nadie aún que disfrute esa sensación de vacío cuando no logras el objetivo que has deseado tanto.

“Ganar no lo es todo, es lo único.” -Vince Lomabrdi-

La gente me pregunta constantemente por qué le voy a Necaxa siendo de Torreón, mi respuesta es siempre la misma… porque en el amor como en el futbol, uno se enamora así, de repente, un día comencé a celebrar los goles del Necaxa y me dije: “creo que soy necaxista” y se un dio romance de más de 25 años ya.

Eran los tiempos de Roberto Saporiti como técnico, de Enrique Borja como presidente, de Alex Aguinaga e Ivo Basay. Fuimos superlíderes, era un Necaxa sólido, fuerte y muy ofensivo, característica de este equipo en los 90’s.

Para 1994, Necaxa ya tenía a Manuel Lapuente y yo ya era periodista, ese año comencé esa aventura de los medios, obviamente, escribía y comentaba de deportes, el tema que mejor manejaba desde siempre.

Este año llegaron a los Rayos: el “Ratón” Zárate, el “Picas” Becerril, Eduardo Vilches y el Chema Higareda. Teníamos un equipo de ensueño.

necaxa1995-199601

Eran los tiempos de Nicolás Navarro, Chema Higareda, Eduardo Vilches, Picas Becerril, Gerardo Esquivel, Nacho Ambriz, Alex Aguinaga, Alberto García Aspe, Cuchillo Herrera, Ricardo Peláez, Ivo Basay, Ratón Zárate, Luis Hernández, con Manolo Lapuente como técnico.

Pasaron 56 años para que Necaxa fuera campeón de Primera División otra vez y, no sólo eso, para que volviera a ser Campeonísimo: Campeón de Copa, Campeón de Liga, Campeón de la Recopa Concacaf y Campeón de Campeones. Eran días de gloria.

En el siguiente torneo, ya sin Ivo Basay, primera partida que me dolía en el alma, los Rayos se coronaron de nuevo campeones, así que el dolor se fue rápido.

Cuando estábamos listos para ser tricampeones, llegó el Santos Laguna, sí, precisamente el equipo de Torreón, con quien además trabajaba muy de cerca. Mi corazón no estaba partido en dos, siempre fue claro en este aspecto, le tenía cariño a los albiverdes, pero mi corazón era rojiblanco.

Recuerdo que ese día de la final, me puse en medio de la cancha del Corona, había una vibra espectacular, los cánticos, las porras, esa sensación de celebración, incluso antes de que comenzará el duelo, fue fantástico, hasta que anotaron ese gol, fuera de lugar por cierto, que le dio el triunfo al equipo local.

Ese día no pude ir con mi playera de Necaxa, era prácticamente un suicidio, aunque llevaba mi bandera guardada en mi mochila y la sacaba por pedacitos para que me la firmarán los jugadores. Me gustaban las emociones fuertes.

temporada-1994-1995-cruz-azul-vs-necaxa-4-jun-95-02

El siguiente torneo, ya conocía a Lapuente lo bastante para acercarme a él y pedirle que quería ver a mi equipo ganar en el Corona, que ya se imaginaba cómo me había ido después del campeonato y me dijo “no te apures, ya verás”… lo vi después del triunfo 3 a 1 cuando lo iba a entrevistar, me sonrió y me dijo “Quiubo, ¿contenta?” y yo… ¡Feliz!!! Además, muy extraño, fue de los pocos partidos que me dejaron verlos dentro de la cancha.

Seríamos campeones una vez más en el Invierno del 98 y subcampeones del Verano 98 y 2002. Campeones de la Concacaf en el 99 y subcampeones en el 96. Además llegaríamos a octavos  en la Copa Libertadores del 2007 y 3er lugar en el Mundial de clubes en el 2000.

Cuando Televisa se cansó de que los Rayos fueran los protagonistas, decidió cambiarlo de sede a Aguascalientes, con la excusa perfecta, crear la identidad que no se logró en el DF, aunque hubiéramos muchos aficionados fuera de ahí.

Finalmente, ante la falta de apoyo real, el Necaxa descendió en el 2009, sí, fue muy doloroso, todos hablaban del equipo como sí jamás pudiera regresar. La gente me preguntaba… “supongo que ahora sí le irás a Santos, ¿no?”

Por supuesto que no, el amor a la camiseta no es gripa, soy necaxista y lo seré en las buenas y en las malas, nos toca caernos y esperaré pacientemente a que nos volvamos a levantar.

“No se trata de las veces que te tiran al suelo, sino de las veces que te levantas.” –Vince Lombardi-     

Al equipo le sentó muy bien la Liga del Ascenso, demasiado bien para mi gusto.

necaxa-campeon-c-16

Fue campeón en el primer torneo y luego subcampeón, por lo que pelearon el ascenso y lo ganaron. Aunque fuera sólo para descender en el siguiente.

Fueron campeones en el Bicentenario 2010, Apertura 2014 y Clausura 2016, subcampeones en el Clausura y Apertura 2013. Nos sentaba demasiado bien, pero, si mi equipo quería ser el mejor del Ascenso, ¡venga! Soy Rayo aquí y ahora, donde le guste jugar.

La venta del club a Ernesto Tinajero y Memo Cantú, me dio esperanza, ¡mucha!, sabía que está gente no iba arriesgar su dinero para mantenerlo en la penumbra, que iban por un equipo de primera y eso es lo que iban a tener.

El deporte siempre me ha apasionado, me enojo, me contento, grito, salto, digo maldiciones, me pongo nerviosa como con pocas cosas y, sí, me saca lágrimas de emoción.

Así fue, el 21 de mayo de 2016, con más nervios que otra cosa me dispuse a ver el partido que nos podía devolver a Primera División. Aunque debo confesar que con mucho miedo también, un año antes habíamos estado en el misma situación y perdimos.

El equipo fue al estadio de los Bravos de Juárez con apenas un marcador de 1-0 a favor. Pero el milagro sucedió, se ganó 2-0, global 3-0, se ascendía de manera contundente, sin dejar dudas que era más que merecido.

Así, grité, salté con cada gol, aun así el nervio no me dejaba estar en paz, fue hasta que el árbitro silbó el final cuando una alegría inmensa se apodero de mí, no pude contener la emoción que terminó en lágrimas. Lloré por días, cada vez que recordaba que mi equipo estaba de nuevo en Primera División, que los vería de nuevo cada domingo jugar con los grandes de México.

necaxa_gallegos_puch Está vez sabía, muy dentro de mi corazón, que ahí íbamos a estar por mucho tiempo, ahora sí hay gente seria manejando al equipo.

El comienzo fue duro, como supongo que todos sabíamos, la gente no daba un peso por ellos, todo el mundo decía que sólo estaban de paso, que no pertenecía a primera… ¡qué mala memoria tienen!

Son los tiempos de Barovero, Beckeles, Marcos González, de Luna, Jairo González, García, Iturra, Gallegos, Isijara, Espíndola, Puch, Meza, Vela, Riaño, con Poncho Sosa como técnico.

Hoy estamos a un paso de entrar a la liguilla, he disfrutado tanto cada partido, cada triunfo, cada gol, cada oportunidad de ver a la cara a la gente y decir: “SOY NECAXISTA.”

“Mídete con los grandes y serás un grande.” –Vince Lombardi-    

Anuncios