El riesgo de dejar de jugar la Copa Libertadores es real, el cambio y ampliación del calendario de la justa continental (que es una gran idea) sería supuestamente imposible de empatar con el calendario más marciano del futbol mundial que es el de La Liga MX. Hoy se soslaya el hecho, definitivamente no nos hemos podido enganchar con la emoción de jugar la Libertadores. Estoy consciente de que La Copa no vive sus mejores tiempos, por eso la idea de Conmebol de buscarle un mejor sistema, sin interrumpirla cuando hay Mundial o Copa América  y con más equipos por parte de los paises con mejor nivel futbolístico, México en lugar de pensar en dejar la Copa debería negociar también por más plazas.

Se nos olvida que jugar La Copa Libertadores reabrió el mercado europeo para jugadores mexicanos, Rafa Márquez, Cuauhtémoc Blanco y Paco Palencia se fueron a jugar a Europa por sus grandes actuaciones con sus clubes en esta competencia a finales de los noventas y principios de los dos mil. Hoy ya nuestros jugadores se van al viejo continente por diversas vías pero La Libertadores sigue siendo una de ellas, perderla sería lamentable y se pagarían consecuencias quizá imposibles de localizar pero definitivamente son lujos que no nos deberíamos dar.

¿Qué tanto nos conviene aislarnos de la Champions Latina y volvernos cada vez más Concacafkianos? Yo digo que nada, River Plate nos acaba de mostrar que estamos aún un escalón abajo como para ir y ganar un partido de clubes de calibre mundial, estábamos en el proceso pero ahora lo queremos interrumpir. Escuchar comentarios sobre todo de periodistas deportivos jóvenes coincidiendo en que La Libertadores es casi nada, es una muestra de que nuestra pedantería y desubicación hacia fuera no ha mejorado, nos estamos aislando cada vez más, nos seguimos burlando del Árabe Unido y de Plaza Amador pero ya nos ganan y eliminan de una Copa de peor nivel que la Libertadores, no somos ya ni el mentado gigante de la CONCACAF pero en el discurso nos seguimos sintiendo. Dejar la Copa Libertadores nos va a aislar y a afectar mucho, ya no tendremos buenos parámetros para medir nuestro real nivel como Liga MX, se cerrará  una puerta de fichajes a Europa y nos volveremos un futbol aún más casero y con una realidad paralela de los demás.

TWITTER @manyecastil 

Anuncios