En esta vida todo tiene un inicio y un final, el ser humano por naturaleza siempre vive aferrado a sus ideales, gustos y pasiones,  que hacen que no quiera deshacerse de ellas, ya que lo han acompañado toda su vida.

Un futbolista siempre quiere seguir jugando fútbol aún y cuando ya se retiró, un beisbolista quiere seguir dando batazos o lanzando rectas, pero como todo, siempre se cierran ciclos que por más que se quiera evitar cerrarlos, es naturalmente imposible.

Es triste cuando un deportista anuncia su retiro, y más cuando se trata de alguien que está llamado a ser leyenda, alguien que será recordado siempre por sus hazañas, ya sea en un campo o en este caso en un ring.

Adentrándonos al mundo del pancracio, hace pocos días se llevó a cabo el Mundial de Lucha Libre organizado por la AAA; en este torneo había varios equipos conformados por luchadores mexicanos y por luchadores extranjeros. Uno de los equipos mexicanos estaba conformado por Canek, La Parka y Blue Demon Jr., ellos eran el equipo denominado “Leyendas”.

Con sólo leer el nombre de Canek se te vienen a la memoria combates espectaculares del ´Principe Maya´, era el encargado de recibir y luchar contra los extranjeros que venían a invadir México, era una gran estrella y era un luchadorazo, ERA.

Tuve la oportunidad de ver videos de la participación de Canek en esa función y realmente creo que su tiempo de luchador ya debe llegar a su fin. Sí, Canek es una leyenda de la lucha mexicana, es uno de los mejores luchadores que nuestro país ha dado, pero así lo quiero recordar, no dando lástima arriba del ring, cada vez que corría se notaba que sus rodillas le pedían que ya parara, sus ejecuciones eran muy lentas y eso lo hacía ver torpe. Nadie duda de sus conocimientos luchisticos, nadie duda que tiene el respeto de todo el gremio, pero creo que estaría mejor recordar al GRAN CANEK, que a Canek dando lastima en el ring.

Un caso similar es el del Brazo de Plata, mejor conocido como “Super Porky”, el líder de “Los Brazos” era un luchador temido en los 80s´ , junto a sus hermanos eran la tercia más temida del pancracio nacional.

Al pasar los años el rudazo Brazo de Plata fue ganando peso y se autodenominó “Super Porky”, ya no era el sanguinario que la gente odiaba, ahora era un personaje que hasta como ídolo de la Arena México lo ponian, había cambiado los castigos fuertes por sentones y planchas que ejecutaba con sus mas de 150 kilogramos de peso, la gente se prendía cada vez que salía a luchar, pero no por verlo ejecutar llaves y castigos sorprendentes, sino para reírse de las ocurrencias de este luchador, que más bien se había convertido en un personaje infantil de los cuadrilateros.

Ahora a sus 53 años, Brazo de Plata sigue vigente, pero cada vez con menos recursos al luchar , mismos que se han ido diluyendo por el paso del tiempo, al igual que Canek, las rodillas de Brazo de Plata piden piedad, este afamado luchador ya está muy lastimado de sus extremidades, y cada vez le cuesta más moverse adecuadamente dentro del ring, él es otro de los luchadores que aunque siguen en las luchas estelares ya no ofrecen el mismo espectáculo que antes, es lógico, es por naturaleza.

porky

Como estos casos hay muchos, luchadores que se aferran al amor de su vida, a la lucha libre , esa que les ha dado todo, y a la que ellos le han dado, creo que ya están a mano con la lucha, ni la lucha les debe nada a ellos, ni ellos le deben nada a la lucha.

Siempre será mejor recordarlos como grandes y no como unos aferrados que por estar cegados de amor por la lucha libre, no se han dado cuenta que ha llegado la hora de decirle adiós a su máxima pasión.

 

Saludos sin limite de tiempo.

sanchezchairez@hotmail.com

FB: David Cháirez

TW:@davidchairez26

Anuncios