Por: Rubén Romero

Articulista invitado

El récord mundial del atletismo de pista más antiguo de la historia es de Jarmila Kratochvílová, de la antigua Checoslovaquia, quien marcó 1’53″28 en los 800 metros en julio de 1983, y 10 de las 15 mejores marcas femeniles de la historia en esa distancia fueron registrados antes de 1990.

¿Suena raro lo anterior? La verdad es que no es extraño, si se piensa que en esas fechas no se hacían prueba de antidopaje.

Antes de 1990 no se hacían esos test y en 2018 apareció el calzado de fibra de carbono, que poco a poco está haciendo que los cronometrajes de la actualidad se acerquen a los «récords mundiales» vigentes.

Dicho de otra manera: en atletismo de pista se pueden distinguir épocas diferentes, desde la perspectiva de los cronometrajes: la anterior a las pruebas antidoping, la de 1988 a 2018; y la de la fibra de carbono, de 2018 a la fecha.

Para decirlo en breve: los tiempos registrados en esos diferentes períodos no son comparables entre sí, lo que en alguna medida resta credibilidad a los récords que reconoce la World Athletics (WA).

Ese es el problema que enfrenta Sebastian Coe, el presidente de la WA, quien dice que «le gustaría que se rompan los récords mundiales sospechosos» al aceptar que no puede desconocer aquellas marcas.

Hace cinco años, la European Athletics Association propuso eliminar todos los récords establecidos antes de 2005, tratando de «limpiar» las marcas del deporte.

Aunque la idea tuvo aceptación, enfrentó la reacción de algunos afectados, como la británica Paula Radcliffe, quien amenazó con tomar acciones legales en contra de la WA.

«Legalmente, los récords existen», dijo Coe, al referirse a algunos récords de la década de 1980.

«Legalmente, no hay nada que pueda hacer mientras no tenga la evidencia de una prueba positiva (en contra). Era mi época, así que tengo que aceptar que fue una época en la que las pruebas eran esporádicas».

Es verdad, pasará un buen tiempo antes de que la situación de los récords se redefina y se oficialice, pero lo que también es cierto que Coe reconoce de manera tácita la irregularidad de los récords previos a 1990.

Quizá, solo quizá, segmentar las épocas y publicar sus respectivos récords sería un buen primer paso.

Recuerda que correr es salud y algo más… mejor calidad de vida.

Correo electrónico: azteca_42@hotmail.com