AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

Menos mal que hubo triunfo de Yankees y que Aaron Boone aguantó el infarto, porque el domingo, salvo los tacos de asado verde y rajas con queso, fue de futbol que pasó del entusiasmo al desánimo, con detalles que aún en tiempos de supuesta madurez siguen confundiendo, como que Herrera decrete que su derrota es producto del mal arbitraje, como solía decir en América.

Tal vez Don Miguel no recuerda su propia etapa de jugador, cuando golpeaba, discutía, protestaba y hasta quería arbitrar, por eso lo echaban. Eso pasa con su jugador Pizarro. Además los goles no los hizo el juez, sino los muchachos de rojo. Esa falta de autocrítica se da mucho, porque los protagonistas involucran a todo el entorno en la culpabilidad que es solamente suya.

Lo mismo sucede con Don Martino, que tiene “respeto por la opinión pública” pero que no ve la derrota como un fracaso, sino como solo una experiencia para aprovechar, asimilar y corregir pero sin mencionar la falta de precisión, claridad de ideas y contundencia de la que han carecido, con gente que desconcierta como Pineda que desea irse a Europa y las falla frente al arquero, como Funes Mori, estupendo actor y clavadista, como Pizarro, look de malvado y cero futbol.

Todo mundo hablaba de Herrera y Corona pero dejaron de hacerlo a los 70, porque ambos desaparecieron, estaban vacíos, mientras los chicos americanos repetían dosis de solidaridad, voluntad, prioridad defensiva y contragolpe, rezando en pelota parada, hasta que cayó una, con nuestros hombres marcando mal. Volvimos al complejo destino, inventor de pesadillas, de esas que superan tragos refrescantes y antojos mexicanos, desafiando la gastritis.

Don Tata seguro no puede pasearse por las hermosas calles arboladas de Polanco, porque puede ser linchado y los muchachos regresarán a sus clubes con la cabeza gacha. Otros lesionados del físico y del alma pero Martino querrá que todo desaparezca, como los expedientes del Güero Palma y mientras los comentaristas tienen material para especular y otros en vivo, para ironizar.

Por ahí mismo transita Juan Máximo Reynoso, que ahora muestra que siendo el campeón viene no para ganar, sino para jugar a no perder “porque tiene muchas ausencias” y uno ve que posee un grupo de extranjeros que no están de gratis (Nacho, Aguilar, Angulo, Passerini) pero cuenta con el poco peso ofensivo santista que careció otra vez de finas ideas y pistones como Gorriarán no encuentran el camino, falla penales y está debajo de su propio nivel en un equipo de incógnitas, porque el holandés Alessio no aparece y nadie de medios le pregunta ni el club reporta detalles.

Ante éstos desvaríos informativos, es saludable ver en Facebook “Comarca Deportiva tv” a las tres de la tarde con el equipo del incansable Gerardo Lozano, con Puma Rodríguez, Oswaldo Valenzuela, Carlos Cárdenas y Alex Ramos, que conjugan buenos conocimientos con la alegría de su juventud, arrojo, inquietud por saber y pasión por la libertad. Cuando uno los escucha solo falta el tono vibrante de Tom Jones con su versión de “You’ll never walk alone” para hacer el cuadro.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com