Aunque todo mundo dice que Messi ya es un jugador de esos que se pueden sentar a la mesa de los grandes de la historia, en lo personal, siento que Lionel no necesitaba ni de la Copa América ni de la Copa del Mundo para demostrar que es uno de ellos. La calidad de este jugador se ha visto con el Barcelona, los títulos que ha ganado con su club, los trofeos obtenidos en Europa individualmente, le otorgan los blasones que le permiten estar comiendo en una mesa de PATACHUECA una buena paella y una crema catalana junto a Di Stefano, Pelé, Cruyf, Puskas, Beckenbauer, Iniesta, Xavi Hernández; a Maradona no lo invitamos, porque ahí se come con un buen vino y no nos gusta la cocacola. 

Argentina es campeón de la Copa América, un partido ríspido de muchas faltas, un golazo de Di María que nos enseñó como se piensa rápido para poder vencer la salida de un portero como Ederson ¡Golazo! Después, Argentina se dedicó a aguantar los embates brasileiros, no sin antes cocer a patadas a Neymar. Poco futbol se vio en esta gran final, ese futbol creativo poco apareció, sólo vimos un futbol de fuerza y de mucha presión, ese futbol de no dejar jugar, ese futbol que antepone la marca y la recuperación de la pelota al juego bonito. Ganó el que anotó un gol nada más, y con ése se fueron para su casa con el trofeo.

El otro platillo de fin de semana fue la Eurocopa, un partido con un futbol de estrategia, con un Mancini que se ganó mi reconocimiento como técnico. El gol tempranero del inglés Shaw, le movió el tapete respecto a su manera de jugar contra España, agazapados y esperando al rival, cediéndole la pelota, sin importarle el espectáculo. En esta ocasión ya no podía ser, había que ir por ellos, e Inglaterra se los permitió. Fueron por el empate y lo lograron vía el central Bonucci al minuto 67. Nuevamente a los penales, y la experiencia y la edad de los italianos se impusieron contra la juventud y el nervio de los ingleses. Italia Campeón.

Por otra parte, nuestra Selección no pudo con Trinidad y Tobago. Quizá lo que aquí escriba no les parecerá a muchos, pero estoy convencido que ese celo o complejo –como quiera usted llamarle– de los países centroamericanos hacia nuestro país, se manifiesta en todos niveles, desde los equipos a los que se enfrenta, hasta el mismo arbitraje.

El partido entre México y los trinitarios, independientemente de la incapacidad de los nuestros para meterla, contamos con un arbitro tico que, nada mas de verlo le afloraba la soberbia y estaba claro que jamás, ni ante la duda –como sucedió en la falta al Chucky y el gol en supuesto fuera de lugar– iba a marcar nada, y el famoso VAR brillando por su ausencia. No es posible estar del lado de un futbol ratonero e insulso, un futbol que ni siquiera buscaba un contragolpe, por el simple hecho de ser México ¡El odiado! Me pregunto: Ante la duda, ¿Por qué no marcar un penal de Lozano? ¿No ayudaría al espectáculo, no combatiría ese futbol de un equipo que no ofrece nada? Pido perdón por mi reflexión, pero no acepto a esos equipos que no dejan jugar, hay que eliminarlos. En bien del futbol. 

Santiago Muñoz y su mamá. Esta es una nueva historia de un muchacho que pudo llegar y no llegó, porque mamá se adelanto a su tiempo, porque mamá esta viendo los pesos y no el futuro, y porque mamá no deja que los que saben lo lleven a buen puerto. Santi ha sido regresado de la pretemporada. ¡Está distraído, está pensando en Europa!, dijo Almada. Ojalá y esto no lo perjudique, pues corre el riesgo de un desprecio del club que lo puede enfriar. Mamá de Santiago: ojalá no le salga el culo por la tirata, porque puede suceder y se quede sin Europa, sin equipo y jugando en el Tapatío. Si no lo cree, pregúntele a Ronaldo Cisneros. 

Hasta la próxima.