AL LARGUERO

Por: Alejandro Tovar Medina

Articulista invitado

Uno se descubre descubriendo a los demás, como una persecución en el bosque de la neblina, como un galopar entre el terreno incierto. Y conforme se va enterando de los detalles del personaje o de la historia, mira que ya no puede retroceder; la lectura es así, cuando aprendes a domesticar el ego y eres una mirada sonámbula que observa y descarta al mismo tiempo.

Investigar es echar una mirada tierna y compasiva a un mundo oscuro y el lector apasionado de sus temas debe aspirar a ser libre con sus propias reglas y aparece Janet Malcom (Praga 1934-New York 2021) que laboró cincuenta años en el New Yorker famoso, decía que lo más difícil era hacer fácil la lectura de sus artículos. Temía no tener eco en su gente y a la altura de las expectativas.

“El periodista es alguien que explota la confianza, que explota la vanidad, la ignorancia y la soledad de las personas, que se gana la confianza de éstas para luego traicionarlas sin remordimiento alguno”. Ese era su lema, en un periodismo de opiniones provocadoras con escritura precisa y analítica. Como desearíamos tener esa clase de calidad y nivel en los medios.

Hoy, al primer sorbo de café vemos que la oferta es nutrida en la PC pero sobra la paja, no hay información investigada, ni análisis, abunda la página roja, hay oleadas de chismes y especulaciones. Que Lorena Herrera no quiere tener familia, que 17 mil mujeres abandonaron su trabajo por acoso y discriminación, que balearon a 23 en Reynosa, que AMLO pide a la clase media que sea “humana y solidaria”, que un tal Lupillo y Nodal discuten por Belinda. Eso es el ambiente. Y a propósito, ¿quién será Lorena Herrera?

Si nos viera Janet Malcom, se burlaría. Seguro haría un reportaje grande con Javier Hernández Balcázar y diría a los aspirantes al periodismo: “para hacer un buen reportaje, vayan a los sitios, conozcan y hablen con la gente”. Ahora todo se especula, se hace en escritorio, sin ir al campo. Debiera ser: Sr. Martino, ¿por qué insiste en manosear a Chicharito y prefiere a un extranjero?

Funes Mori no es mexicano y está como antes Guille Franco, Caballero y Vuoso, que fueron llamaradas. Martino tiene una lista de jugadores tan grande como un regimiento y sabe que va a dejar a muchos en el camino, tarda en tomar decisiones mientras el tiempo pasa, queriendo que la crítica quede en un terreno de obsesivos pero bien sabe que no puede meter a todos en un cajón.

Tal vez a falta de emociones es que aparece la especulación en los medios, aunque se desvía todo un poco porque se agolpan los torneos, hay demasiado futbol y vamos de vuelta a lo mismo pero no aparece la información fina y analizada, lo que deja a todos con un estado emocional variable, con mucha indiferencia que jamás pasa desapercibida. Como caminar por el alambre.

Y aunque escribir es una terapia y una forma de vida, se reconoce también que leer demasiado te hace experto de un tema pero te haces escéptico y no rimas con tus contemporáneos porque el gran número no lee, ni investiga, no indaga y nace una disparidad, una especie de clase media cultural y otra más elevada. De ahí que uno debe dar la razón a la fallecida Janet Malcom, que el periodista explota la vanidad, la ignorancia y la soledad de las personas que caben en una caja.

Correo electrónico: arcadiotm@hotmail.com