Ney Blanco de Oliveira en la Corte del Rey

Charlas con Héctor Huerta

Capítulo XI: La actitud paternal y el apoyo total de “Lula” hacia la Corte

HÉCTOR: ¿Era “Lula” una especie de segundo padre?


NEY: No. Era importante la actitud paternal hacia nosotros pero un segundo padre definitivamente no. Éramos profesionales y verdaderos amigos y el respeto mútuo en la Corte era una de sus armas. El último campeonato que jugué con el Santos, antes de transferirme al América de México, nosotros estábamos enfilados, una vez más al título, pero teníamos dos partidos muy importantes para alcanzar el objetivo. El primero en Sao Paulo, un domingo frente al Sao Paulo Futbol Club, y el otro, miércoles, en Santos ante el Palmeiras, que era nuestro más cercano perseguidor, a un punto de distancia. Salimos a Sao Paulo para el primer compromiso sintiendo que al regreso tendríamos que venir ya con el título, para no definir todo hasta el juego final. Pero no fue así. Perdimos 2-1 en el estadio Morumbí. Ese domingo el gozo se fue al pozo. De inmediato “Zito”, de acuerdo a lo preestablecido en la Corte, y también con la circunstancia de jugar a los tres días el título, acordó que nadie salía de la concentración hasta que se disputara el siguiente partido. Esa era la ley no escrita de la Corte: perdíamos, todos se quedaban; ganábamos, había plena libertad para salir. El Rey estaba también incluido en nuestro código ético. En la corte no había aquello de que el Rey tuvo que salir para filmar comerciales. Todos éramos iguales en el resultado. Si perdíamos continuábamos concentrados. Nadie tenía que recordarlo porque era la ley del grupo.

El lunes por la mañana, uno de aquellos directivos que en vez de ayudar perjudican, llegó para el desayuno pidiendo una junta con el plantel y con “Lula”, cosa que fue aceptada. Entre el disgusto y el regaño de Alberto Saraiva, éste insistía que en aquel momento la situación era la más difícil que podía existir. Gritó el dirigente delante de todo el plantel:

– Ahora sí, “Lula”, ahora sí está difícil.

“Lula” pensó que la plática ya se había extendido demasiado y que era el momento propicio para terminarla. 

Se ubicó en posición de ser escuchado por todos y habló con voz fuerte, aunque sin llegar al grito, pero contundente y firme:

– Si, Saraiva. Está difícil. Como nunca… pero está difícil para ellos, para el Palmeiras.

El Santos volvió a ser campeón. Tres-uno al Palmeiras; una lápida para la presunta dificultad del partido.

“Lula” nunca perdió el sueño porque tenía plena confianza en el Rey y sus cortesanos.

Si tomamos en cuenta que “Lula” asumió la dirección técnica del Santos de 1953 a 1971, obtenemos la conclusión de que ganó 11 títulos estatales, ocho nacionales, tres Copas Libertadores de América, dos campeonatos mundiales de clubes (venciendo al Benfica de Portugal y al Milan de Italia) y muchos torneos internacionales.

Yo preguntaría: ¿existe sobre la faz de la tierra un hombre que en 18 años haya obtenido tantos títulos con un equipo?1

En lo particular, Héctor, considero y mi experiencia me da derecho a mencionarlo pues tuve grandes maestros, como Bela Guttman, Vicente Feola, Aymoré Moreira, Zezé Moreira, Osvaldo Brandão, Nacho Trelles y “Lula”; digo, después de tener a esos maestros, y lo digo convencido, que todos fueron grandes maestros, pero para dirigir a la Corte no podía haber otro entrenador mejor que “Lula”.

Pensando bien, Luis Alonso Pérez “Lula”, nunca hizo un gol en su vida, como tampoco ganó solo ningún campeonato o un simple partido. No era humilde, pero sí muy sencillo.

El señor Luis Alonso Pérez ya no está con nosotros, Fue llamado para aquel viaje de la vida eterna. Yo nunca olvidaré a mi entrenador de 1946 en las infantiles del Santos y mi director técnico en la Corte del Rey. Lamento que hasta ahora nadie haya pensado en escribir y en contar la historia de “Lula”. Sería un gran ejemplo para el fútbol mundial.

(Mañana: Algunas circunstancias antes de subir al trono).

___________________________________________________
1. Es difícil saber si algún otro director técnico haya obtenido cantidad semejante de títulos. En el futbol moderno, es difícil que algún timonel dure en el mismo puesto tal cantidad de años. Asimismo, los parámetros comparativos serían difíciles de establecer.

Twitter: @emaciasm