Por: Rubén Romero

Articulista invitado

Esta semana se difundieron dos noticias de maratones internacionales que vale la pena comentar.

Se canceló el Maratón de Chicago, a correrse el 11 octubre, y se confirmó la celebración del Maratón de Atenas, a disputarse el 8 de noviembre.

Del Maratón de Chicago se debe decir que ojalá hubieran tomado su decisión con más anticipación, en atención a los corredores extranjeros -entre ellos unos 2 mil 500 mexicanos-, que ahora deberán gestionar la devolución de sus anticipos de viaje con mayor dificultad debido a la tardanza de la cancelación del evento.

Los organizadores del Maratón de Atenas anunciaron que celebrarán su evento apegados a las recomendaciones de sus autoridades de salud.

Ellos no invitarán a corredores de élite extranjeros, pero si aceptarán corredores recreativos que cumplan con sus reglamentos de viaje vigentes en la fecha del maratón.

Utilizarán una logística basada en la “siembra” de los participantes. Quienes reportaron tiempos esperados más rápidos al inscribirse arrancarán primero, y los más lentos atrás, en filas de 9 corredores, que iniciarán cada 4 segundos.

Así esperan lograr la sana distancia entre corredores, y estiman que cuando los primeros lleguen a la meta, los últimos estarán cruzando la línea de salida.

¿A qué se debe que los griegos tomaran la decisión de seguir adelante con su maratón? La respuesta esta en el bajo nivel de contagios que hay en ese país.

Mientras que en Grecia hay 367 contagios por cada millón de habitantes, en México hay 2 mil 415 contagios por millón (6 veces más) y en Estados Unidos hay 10 mil 510 contagios por millón de habitantes (28 veces más).

Es claro que las probabilidades de contagio son menores en Grecia que en México y que en Estados Unidos. Pero la verdad es que el riesgo existe a pesar de eso, sobre todo si se piensa que en ese evento participan corredores de 120 países.

¿No se estarán precipitando los organizadores griegos?

Grecia tiene ahora la misma cantidad de contagios que tenía México hace 4 meses. En ese entonces se desestimó aquí la gravedad de la epidemia, al grado de recomendar “no preocuparse, y salir a comer a las fondas”, con las consecuencias que ahora son conocidas. Ojalá que no se estén equivocando.

Recuerda que correr es salud y algo más… mejor calidad de vida.

Correo electrónico: azteca_42@hotmail.com