Por: Rubén Romero

Articulista invitado

Hace dos meses que Eliud Kipchoge comparó su intento “INEOS 1:59 Challenge” -con el que tratará de romper las dos horas en el maratón-, con la hazaña de Roger Bannister en 1954, cuando éste rompió la barrera de los 4 minutos en la milla.

Sin embargo, mientras que Bannister logró su hazaña apegándose fielmente a la reglamentación del atletismo de su época, Kipchoge y su equipo harán lo que sea necesario para bajar la marca de las dos horas, sin importar que rompan las reglas de la IAAF.

Por esa razón el resultado de “INEOS 1:59” no será un récord mundial. Por lo mismo, estos dos eventos no son comparables entre sí.

Esta será la segunda edición del intento para romper esa barrera (la primera fue “Breaking2” en Monza, en 2017), en las que ambos eventos han sido convertidos en espectáculos mediáticas con un fuerte sabor a mercadotecnia.

Esta semana, en una rueda de prensa telefónica, Kipchoge declaró a los medios de información que romper las dos horas en el maratón será comparable con la llegada del hombre a la Luna.

Cuestionado acerca de la importancia de “INEOS 1:59” con su medalla de oro olímpica y sus ocho títulos en Maratones Mayores respondió directo “esto será más importante”.

Aquí una observación: además de ser el “actor principal” y protagonista de este proyecto, Kipchoge es su propio vocero.

Es posible que los publicistas de “INEOS” hayan pensado que las declaraciones de Kipchoge darían un mayor peso a sus argumentos, lo cual es verdad, en lo que tenga que ver con correr.

Sin lugar a dudas hay un gran apoyo clínico, tecnológico, e incluso económico detrás de “INEOS 1:59”, pero resulta difícil pensar en comparar la magnitud de ese proyecto con lo que fue necesario hacer para que Neil Armstrong posara su pie en la Luna.

El programa Apolo costó más de 280 miles de millones de dólares ¿cuánto podrá costar “INEOS 1:59”)?

Asegurar que es más importante un evento de exhibición que se correrá al margen de las reglas de la IAAF, que logros tan trascendentes como ganar una medalla de oro olímpica en el maratón, puede parecer una falta de respeto al deporte y a una buena parte de la comunidad corredora.

Recuerda que correr es salud y algo más… mejor calidad de vida.

Twitter: @Romerodromo

Anuncios