A pesar de ganar 108 juegos en el rol regular, los Medias Rojas de Boston se veían como el equipo con menos posibilidades de los cuatro de la Liga Americana, básicamente por las dudas en la salud de Chris Sale y la inconsistencia de David Price, los principales abridores y también por las interrogantes en el bullpen.

Además había batallado en la temporada ante los otros 3 equipos con vida, contra los Yanquis de Nueva York apenas alcanzaron a tener récord de 10 ganados y 9 derrotas, mientras que ante los Indios de Cleveland y los Astros de Houston tuvieron números negativos de 3-4 frente a ambas escuadras.

Los Medias Rojas ha confirmado en octubre ser el mejor equipo del joven circuito, en números y sobre todo en el terreno, eliminando al campeón de 2017, pasando sobre Justin Verlander, el as de los Astros, con el dominicano Rafael Devers conectando un jonrón de tres carreras.

Por si fuera poco David Price se vio como un estelar, prácticamente tuvo la actuación más dominante en su carrera dentro de la postemporada.

Con esto se asegura un nuevo campeón en el Clásico de Otoño, los Yanquis seguirán siendo los últimos bicampeones, de hecho fueron tricampeones entre 1998 y 2000.

La contribución del lanzador Nathan Eovaldi igual es de resaltar  por lo logrados anoche, vino del bullpen y respondió soltando rectas de más de 100 millas por hora, otro caso de de abridor que ingresó en relevo por Boston en el playoff, antes lo hicieron con Rick Porcello y el caso de Sale.

Otro estilo en esto del manejo del pitcheo, mientras otros emplean a relevistas iniciando juegos los patirrojos han puesto a relevar a varios abridores. Ya es una temporada histórica para el club por el hecho de superar el récord de la franquicia de 105 triunfos en 1912, pero todavía faltan cuatro victorias más.

Twitter: @hgcuadros

Anuncios