¡Ridículo! Todo esto es ridículo. Pensaba mientras realizábamos una actividad ridícula de una clase universitaria: subir rampas en silla de ruedas y caminar con los ojos vendados intentado vivir el día de un invidente. Bueno, tres minutos de un invidente con un calor de verano que agrega varios adjetivos a la famosa actividad ridícula.

Parece obsesión. Parece que recibe alguna comisión. La veo y noto que su vocabulario radica en accesibilidad. Todo para ella es accesibilidad y personas con discapacidad. Pero la vida trae una historia de sombra. Años después aprendí que no todo es monetario, y encontré el motivo para que el énfasis que ella pone en ese lado descuidado de la vida diaria fuera muy grande.

El motivo es su hija, la persona más creativa de la zona GEOgráfica llamada Comarca Lagunera. Geo Martínez apodada, el motivo en esta historia de su servidor, con desesperado sentimiento por acentuar la importancia del querer y el poder.

Geo Martínez tuvo complicaciones de salud en su infancia. Las cosas no parecían nada bien. Su madre, creadora de aquellas actividades calurosas en la universidad, supo, junto a su familia darle trote pronto para salir de aquella complicada situación, al igual que yo a la hora de escribir esto, porque quiero llegar rápido a describirles lo talentosa que es Geo.

¿Recuerdan el video promocional de Santos Laguna, “La Laguna: tierra de campeones”? ¡Pues ella merengues es la creativa! ¿Ven “La Resolana”, night show de TV Azteca? Pues ella fue la creativa de la escenografía. Así podemos hacer un recorrido por su portafolio y sorprendernos de todo lo que ha hecho. Creo que tiene ese dote natural para hacer algo bonito cuando todo está muy feo. Si ustedes comienzan a seguir su trabajo, cada día se sorprenderían más y dirían: ¡No puede ser: es de Torreón, donde cada vez que llueve se inunda!

El trabajo de esta lagunera es increíble. Comenzar a dejar las justificaciones sumisas para no hacer nada debe ser el primer propósito de año nuevo partiendo desde hoy. Para muchos de nosotros, considerar a una lagunera talentosa y ver que su trabajo es reconocido es motivo para enorgullecernos, pero también para darnos unas buenas cachetadas, para reaccionar y satisfacer la inquietud. Somos una tribu que se apoya, que no se envidia. Por lo anterior, el número de exitosos laguneros debe ir aumentando.

Geo debe ser referencia para sentir la sensación de fracaso al no seguir nuestros sueños, al no creer que se puede y se quiere; para pensar que si en tu cabeza te trazaste algo, se puede, como mi barbero…

Me parece sorprendente que alguien de la nada se ponga a cortar cabello y lo haga bien. Así comenzó mi barbero, quien es un jovencito de diecisiete años. Agrego que soy muy preguntón, siempre tengo dos preguntas: ¿Cómo se conocieron? Y ¿Cómo comenzaste? Cada vez que hago la primera, mi esposa me da un zape. Al chico le hice la segunda. Su respuesta fue simple, dijo: “pues solo comencé, mientras me cortaba el cabello sin espejo, sólo con el reflejo de la ventana de mi casa y yo sentado en un bote de píntura”.

Cada vez que encuentro una comprobación a mis teorías acerca de que el lagunero puede y sabe me lleno de ganas, emoción y frustración, sentimiento que un grupo de baile de mi natal Luchana Coahuila experimenta…

Una actividad tan común en nuestra tierra como el baile es prácticamente imposible llevarla al nivel profesional, pero conozco un grupo de jovencitos que por más raro que parezca, andan rozando ese nivel, han vencido los mitos y las etiquetas puestas al baile folclórico y han pasado de ser algo aburrido de fin de curso a una expresión artística.

La frustración se encuentra principalmente en la falta de apoyo económico, pero también en la orientación de camino, en decirles por dónde. Estos chicos llamados “Citlanextli” son muy talentosos, pero bailan muy alejados de los reflectores, en la punta de un cerro.

Les platiqué dos ejemplos donde emergen conceptos que en cualquier platica en la que intervengo, priorizo: el talento, el querer, pero también la comodidad y el clasismo que nos autopracticamos.

Si no hacemos nada, si seguimos demostrando nuestro talento debajo de la cama y con la habitación cerrada nos convertiremos en una bola de nada, necesitamos ver y tomar el camino del Motivo.

Ojalá se pueda.

PD ¿Qué tienen que hacer estas reflexiones en un sitio web de temas deportivos? Si las extrapolamos a nuestros equipos de cualquier disciplina, estos conceptos también aplicarían. Talento hay, se requiere apoyarlo, fomentarlo… y cacarearlo.

Twitter: @pera10

Anuncios