La fiesta está viva

Por: Rafael Cué *

Articulista invitado

 

La Monumental Plaza de Toros de Las Ventas de Madrid, además de ser una plaza bellísima en su arquitectura, la majestuosidad de la obra equipara la importancia que tiene dentro del mundo taurino. Es la plaza más importante. Un triunfo grande en Madrid puede suponer el lanzamiento o consolidación de la carrera para un torero.

La Feria de Otoño es el fin de la temporada taurina en la plaza madrileña. Este año tres mexicanos tuvieron la oportunidad de hacer el paseíllo: Joselito y Luis David Adame, y el novillero Leo Valadez. No quiero parecer patriotero ni mucho menos, el toreo es un arte universal y sinceramente no creo en las nacionalidades de los matadores cuando hay un hombre vestido de seda y oro ante un toro; el pasaporte simplemente no importa.

El mundo del toreo se mueve por hilos que a veces ni conocemos ni entendemos. Madrid padece un tendido que muchos admiran, al que llaman “el filtro”, “los que exigen”, “el contrapeso”, es el tristemente célebre Tendido 7. En el toro y en el mundo cada quien es libre de hacer lo que quiera, siempre y cuando no afecte o agreda a terceros. La tauromaquia, como todas las bellas artes, es hasta cierto punto subjetiva, a unos nos gustan unas formas y a otros otras, el secreto está en respetar al que siente, vive y goza de manera distinta la fiesta.

Aquí sólo hay una verdad, que el toreo es la danza entre la muerte (representada por la fuerza imponente, la majestuosa belleza del toro) y la vida (representada por la belleza del toreo encarnada en un hombre que con inteligencia y valor enamora al toro, fundiéndose con él para crear la mágica, efímera y eterna emoción que provoca el toreo cuando surge el arte).

Cuando me refiero a la afectación a terceros, no me refiero a un torero en especial o a un ganadero, me refiero al sacrilegio de afectar al toreo, a la creación, y todo a cambio de mostrar un protagonismo innecesario que a veces llega al ridículo.

Luis David Adame confirmó su alternativa el viernes. Les recuerdo que no quiero parecer patriotero, pero en honor a la verdad, o más bien a mi verdad de cómo veo y siento la fiesta, al hidrocálido lo hostigaron para que su tarde no fuera valorada en relación a su actuación. Le tocó un muy buen toro, sin duda, las embestidas del hermoso animal fueron francas, poderosas y muy por derecho. Luis David le dio el pecho al astado, cimbró los riñones y clavó las zapatillas en la arena para ligar los muletazos, muy por abajo, para poder y someter al toro, pero a la vez siendo muy generoso con la bravura de éste, de modo que luciera y llegara a los tendidos.

El 7 comenzó a joder, sí, a joder, exigiendo que Adame se cruzara entre muletazo y muletazo, simplemente porque ellos así entienden el toreo, lo que demuestra que de toreo entienden poco. Qué mayor verdad que girar en la cara del toro, dejarle la muleta y entregar el cuerpo para que el toro decida si sigue el engaño o va por el torero. Cruzarse en exceso representa una ventaja, según dicen los diestros. Adame hizo caso omiso, pero estos boicotearon el toreo. Adame llegará tan lejos como el destino taurino lo tenga dispuesto, el toreo es caprichoso y en esto nada está escrito.

24 horas después, Miguel Ángel Perera, torero consumado, abrió la Puerta Grande, merecidamente. Estuvo sublime. Lo hizo exactamente con los mismos procedimientos técnicos en cuanto a la colocación con los que Adame había sido boicoteado un día antes. Perera tuvo una tarde consagratoria, en maestro, qué dicha vivir la época de tan grandes maestros. Para los incrédulos, ahí están los videos y con objetividad analicen.

Es un sacrilegio boicotear el arte del toreo. El 7 es nuestra cruz, pero ojo, no se dejen equivocar, leí a varios aficionados nacionales a los que ya confundieron. En el toreo cada quien tiene su verdad, pero la “verdad de cada quien” no debe nunca opacar el toreo. Yo respeto, pero no dejaré de alzar la voz cuando se atropelle la razón.

Twitter: @rafaelcue

*Artículo escrito para el diario El Financiero, reproducido por voluntad del autor en Intelisport.

 

Anuncios