Luce preocupante lo que está ocurriendo a los Dodgers de Los Angeles, el equipo que iba en camino a establecer marca de triunfos en las Grandes Ligas se metió en una pésima racha y su lanzador estelar Clayton Kershaw no pudo ni completar la cuarta entrada el pasado jueves.

Los Dodgers llegaron a perder 8 juegos seguidos y 13 de 14, siendo que jamás en la historia de Las Mayores un campeón de la Serie Mundial ha tenido un periodo tan malo, así es que por lo pronto los números dicen que no se llevarán el Clásico de Otoño.

A pesar de tanta derrota cuesta creer que sean un conjunto con pocas posibilidades de llegar lejos en la postemporada, ellos mismos de alguna manera sienten el alivio de que la mala racha se esté presentando en este momento y no al final de septiembre, porque es difícil irse todo el calendario sin al menos un momento malo.

Por supuesto que hay de rachas a rachas y la que han estado teniendo en días recientes los Dodgers es la peor para un líder divisional en 2017, luego vienen los Cachorros de Chicago que llegaron a caer en 6 juegos consecutivos, los mejores en ese sentido son los Indios de Cleveland, quienes lo más que han perdido han sido tres seguidos.

Cuesta creer que sean las lesiones la razón principal del mal momento de los californianos, las han tenido desde el comienzo de la temporada, el propio Kershaw estuvo varias semanas fuera de acción y no dejaron de ganar.

Así se extraño puede ser el beisbol, de repente deja de dar y por más análisis que hagan intentando encontrar la vía para salir de la mala racha, se batalla para encontrar una explicación.

Todo parecían indicar que los Dodgers amarrarían el título divisional a inicios de mes, iban a ser los primeros en celebrar, en estos  momentos los Nacionales de Washington y los Astros de Houston están más cercanos al festejo, aparentemente los Indios de Cleveland también lo harán antes que los Dodgers.

Sin embargo, la celebración que desde hace rato están buscando en Los Angeles es la de la Serie Mundial, y si pudieron conseguir por un periodo de la campaña un récord de 56-11 es por algo.

Estaremos de acuerdo que es casi imposible sostener un ritmo de 56-22 durante toda la temporada, eso equivale a finalizar con marca de 135-27, los Dodgers no tienen el trabuco como para lograr tales números, pero tampoco tienen un roster débil como para seguir extendiendo por más tiempo la mala situación.

Por lo pronto dejaron de verse como el equipo a llevarse todo en la Liga Nacional, la confianza del resto de los contendientes debe estar por las nubes luego de verlos batallar por tantos días, no hay claro favorito en el Viejo Circuito.

Twitter: @hgcuadros

Anuncios