LA FIESTA ESTÁ VIVA

Por: Rafael Cué*

Articulista invitado

Hoy 7 de julio parece increíble pensar que las calles de Pamplona están con la odiosa sana distancia, las verdades a medias, las cifras manipuladas y el hartazgo de mucha gente para asumir las reglas sociosanitarias que nos recomiendan desde fuera, ya que el circo gubernamental es una parodia.

Este julio San Fermín trabajará el doble, si bien no tendrá que bendecir a los corredores que por miles recorren los casi 900 metros del centro pamplónico en trepidante carrera delante de los toros que por la tarde serán lidiados durante siete días seguidos, en 2020 el santo no se da abasto cuidando a todos y cada unos de sus ciudadanos, que no han recibido hordas de turistas de todo el mundo, y que durante un sui géneris mes de julio, lejos de correr codo a codo ante el peligro visible de los toros, mantienen la distancia para no ser cogidos por el mortal virus, cobarde e invisible que ha detenido al mundo en el alucinante ciclo que llevaba.

Pamplona tendrá que esperar para celebrar la vida con y por el toro, hasta el 2021; estoy seguro serán unos grandes sanfermines el año entrante.

Con San Fermín encerrado, quienes han convertido este tiempo de crisis en oportunidad, análisis y propuestas inteligentes, son los miembros de Tauroespectáculos, empresa mexicana joven cuya visión y objetivo es trabajar por la Fiesta de los toros, sin vanidad ni protagonismo, sin la arrogancia que tanto afecta al espectáculo y que aleja al público del mismo, cosa que llevamos haciendo los taurinos muchos años.

Sin complejos y con las ideas muy claras en su rol de promotores y amantes de la tauromaquia, este capaz grupo de mujeres y hombres ha creado un proyecto denominado “El Encierro”.

“El Encierro” no es otra cosa que honrar al toro en estos tiempos. Si bien no es posible montar festejos taurinos con público, es necesario seguir dando el movimiento natural al inventario de toros que se tenían puestos para corridas que a estas fechas ya deberían de haberse llevado a cabo.

Por esta razón se están lidiando a muerte cuatro toros a puerta cerrada en festejos íntimos, con todas las medidas sanitarias —previas y durante— para los participantes. Es el rancho El Rosario el recóndito santuario del toro para honrar su bravura en un mano a mano entre matadores de categoría absoluta que se han visto afectados por el parón en la actividad económica taurina.

Se cuidan absolutamente todos los detalles, como la selección del toro; en los dos primeros eventos se han lidiado toros de Espíritu Santo, cuajados, con más de 600 kilos en promedio, y que han permitido y obligado a los matadores a estar puestos y dispuestos. Cada matador lidia un toro muy hecho, enlotado con un novillo de ganaderías del prestigio de Montecristo y Marrón, para soltarse antes de que salga el señor de la fiesta. Los diestros son acompañados por un banderillero cada uno, y el picador de la casa: “El Miura”, que además es el encargado de poner los caballos de pica de la empresa a punto, para cuando esta pandemia termine estar listos y ofrecer al público un espectáculo digno, cuidando absolutamente todos los detalles. Ambulancia, silencios que engrandecen al toreo, y respeto. Los sonidos del toro en el campo son imponentes.

Este esfuerzo se engrandece por la generosidad de la empresa cuyo director operativo, el matador Ignacio Garibay, junto con el matrimonio Del Hoyo, decidieron mostrar al público por medio de “El Encierro”, la magia del toreo en el campo bravo. Transmisión los miércoles a las 20:00 horas en las redes de la empresa. Mañana no se pierdan a Emiliano Gamero y la segunda parte de la tertulia post-lidia, junto con Luis David Adame.

El siguiente miércoles la lidia por parte de Eduardo Gallo, el siguiente “El Payo”, y en ambos una tertulia imperdible con conceptos de toreo serios y profundos, engalanada por el maestro de plata Beto Preciado.

Si a usted le gusta escuchar hablar bien de toros y de toreo, conéctese a: 

Instagram: @tauroespectaculos

Facebook: Tauro-Espectáculos

Twitter: @rafaelcue

*Artículo escrito para el diario El Financiero, reproducido por voluntad del autor en Intelisport.