Por: Rubén Romero

Articulista invitado

 

Kenenisa Bekele fracasó en su intento por romper el récord del Maratón de Londres el domingo pasado al quedar en segundo lugar detrás de Daniel Wanjiru, un corredor keniano de 24 años quien no tiene relación con el desaparecido Sammy Wanjiru.

Bekele declaró que trataría de romper el récord de Londres que Eliud Kipchoge dejó en 2h 03’05” en 2016, pero cruzó la meta con un tiempo de 2h 05’54” que, sin ser malo, dista mucho de lo que había planteado.

Desde otra perspectiva, hace dos semanas que Vodafone, el gigante británico de las telecomunicaciones, anunció que apoyaría a Bekele en su intento con una novedosa aplicación para su “smart watch” que le serviría para monitorear su desempeño durante el maratón.

Vodafone ofreció a Bekele una “liebre digital”, diez veces más exacta que un GPS, que informaría al atleta su desempeño en tiempo real durante la carrera, indicándole los ajustes necesarios por hacer a su paso para asegurar que rompiera el récord del Maratón.

En otra iniciativa, la empresa sueca Maurten suministró a Bekele una bebida diseñada para que su cuerpo pueda tolerar una ingesta de carbohidratos mayor a lo que acepta un organismo normal a fin de mantener un máximo rendimiento energético a lo largo del maratón.

Finalmente, Bekele corrió con el novedoso modelo Zoom Vaporfly 4% de Nike, donde el cuatro porciento en el nombre del modelo sugiere que quien lo use podrá correr hasta cuatro por ciento más rápido.

Todo esto por lo que se refiere a la innovación y la tecnología puestos a disposición del corredor. Pero Bekele no pudo romper el récord del Maratón de Londres.

¿Porqué el plusmarquista no logró su objetivo? Porque de acuerdo al mismo Bekele, los zapatos le produjeron unas ampollas que lo obligaron a cambiar su pisada, causándole contracturas en sus piernas.

¿Será posible que Bekele, uno de los mejores corredores de la historia, no haya tenido siquiera la curiosidad de probarse sus zapatos antes del día en que esperaba como el de su consagración?

No hay duda, la tecnología puede ser un sinónimo de mejora, pero ¿No se estarán generando expectativas irreales, que además nos estén distrayendo de que en el fondo es lo fundamental para correr?

No debe olvidarse que Mary Keitany rompió el récord mundial de Paula Radcliffe y no usó nada de eso.

Recuerda que correr es salud y algo más…, mejor calidad de vida

azteca_42@hotmail.com

Anuncios