Qué difícil es hacer desde afuera un diagnóstico del por qué los Guerreros no son capaces de mantener un marcador. Quienes, a mi juicio, saben poco cómo ver un partido de futbol, esto sea dicho con todo respeto, son aquellos que para todo culpan al director técnico; otros responsabilizan a la línea defensiva y pocos, muy pocos, piensan que lo que no funciona es la media de contención. Quienes definitivamente tienen la razón son aquellos que dicen que si Santos Laguna no fallara tanto, no se metería en problemas al final de los partidos. Estoy de acuerdo. Aunque el hecho es que siempre llegamos con el Jesús en la boca a defender esa pequeña diferencia en los últimos minutos, misión que pocas veces se ha conseguido.

Ahora bien, lo que pienso es algo diferente. No creo que no haya equipos en el mundo en los que, ante la posibilidad de cerrar el partido con una mínima ventaja, el director técnico decida sacar a un delantero y hacer ingresar a un medio de contención; o si la media está completa, hasta un defensa central o lateral entra, según este el partido. En lo personal, darle todo el crédito y la responsabilidad al director técnico se me hace injusto, simplemente porque él no juega, y los que ejecutan órdenes dentro de un terreno de juego son los jugadores. Si gana, le funcionaron los cambios al director técnico y, si pierde, ¡que se vaya! Y los directores técnicos felices de que los consideren protagonistas, porque así cobrarán más. En pocas palabras, todos los directores técnicos del mundo cierran los partidos, todos.

Por lo tanto, los responsables de mantener la ventaja son los once que se encuentran en el terreno de juego: todos deben ir por la pelota, todos deben de evitar que el contrario llegue a tus terrenos porque, si lo hace, el riesgo obviamente es mayor. Poco observamos labores como las de algunos medios de contención que juegan a no dejar jugar, y los que estorban y no permiten que el contrario inicie una jugada que pueda terminar en tu portería. De tal suerte que tampoco podría decir que toda la responsabilidad recae en la línea defensiva, simplemente porque en un mano a mano el defensa se encuentra en desventaja; porque el delantero está de frente, trae el balón y sólo él sabe en qué momento va a desbordar, dar un pase o tirar a gol.

Definitivamente la responsabilidad es de todos y, a mi juicio, el grave error de los Guerreros es que no se han sabido defender con el balón en los pies, pocas veces salen jugando con la pelota, pocas veces hemos escuchado los ¡olés! en el Corona. Santos Laguna sabe tocar el balón, y lo demuestra durante la mayor parte del partido. Pero, ¿qué les pasa en los últimos minutos? Se dedican a despejar, a entregar la pelota al contrario, y es ahí cuando se agobian defendiendo y, ¡claro!, tarde o temprano, en tu terreno, cerca de tu arco, el contrario tiene muchas posibilidades de hacerte daño.

Los Guerreros deben aprender a defender con la pelota en sus pies, a no prestársela al contrario porque, cuanto más la tenga, mucho menos posibilidades tendrá el de enfrente de hacer daño.

Ahora sigue Pumas, rival difícil por ser un equipo duro y rápido, y porque C.U. es una de las canchas que poco se le da al equipo lagunero.

Twitter: @patachueca93

Presentada por:

patachueca

Anuncios