¡Hay que ser “canchero”! Dijo Hernan Cristante en la conferencia de prensa después del partido de Bravos vs Choriceros.  

¿Qué significa ser “canchero”? Un futbolista “canchero” es para nosotros el jugador oportunista, habilidoso, mañoso, que obtiene más por eso que por sus buenas cualidades, y que tira de esa experiencia en los momentos difíciles del partido. Los jugadores “cancheros” saben cómo administrar una ventaja mínima, enlentecer el juego con marrullerías: fingir una lesión, tirar una pelota lejos, tardar en el saque de una falta, etc. Todo para sacar beneficio grande de detalles pequeños.

Y lo peor es que todavía, para los señorones del micrófono el ser “canchero” es parte del futbol. Para el que escribe, esto no significa nada más que ser un tramposo y, sobre todo, la falta de capacidad de un equipo de no saber ganar a la buena, jugando futbol, reteniendo la pelota, salir jugando con ella y así comerse el tiempo, no en base a ¡ser “canchero”! Justificar así por parte de Cristante el empate de último minuto contra Toluca es ser un director técnico deshonesto y mañoso, con sus valores del juego perdidos. ¡Las victorias hay que obtenerlas jugando, nunca siendo “cancheros”!

Jordan Carrillo: te deseo lo mejor. ¡Sé que tienes con qué!: capacidad, inteligencia y, sobre todo, las ganas de querer ser. Estoy plenamente seguro de que vas a triunfar en el Sporting de Gijón y demostrarás que, aunque los reflectores chilangos apuntan para otra parte, algún día preguntarán quien eres, porque aunque seas novato del año, ¡no perteneces a los cuatro grandes! Estoy seguro de que, algún día, tendrás en el pecho los colores de nuestra selección. ¡Ganas, dedicación y esfuerzo hasta que duela, porque cualidades las tienes! Seguro que a la afición no le gustó tu partida, sobre todo por lo sorpresivo, aunque desde endenantes sabíamos que algunos marcharían a “la tierra de la fabada y la sidra”. Debemos acostumbrarnos que esto será el pan nuestro de cada día, ORLEGI está en los suyo. Ya ven: “Cali” Izquierdoz, quesque venia para acá, ¡y se fue para allá! Así son las cosas, como que eso de los medios y la comunicación o las relaciones públicas no se le dan a los dueños, y a la afición no le está dando la gana de ir al estadio. ¡Malas entradas es el resultado de una afición que se siente ninguneada!

Y hablando del partido, ¡Claro que había que hacerse la pregunta! ¿Por qué no está Harold Preciado de inicio? La respuesta sería: Porque tú no estás en los entrenamientos y no conoces las entrañas del club. Tienen razón, pero no se puede estar tan equivocado cuando muchos vemos lo mismo.

El equipo estuvo mejor, más entrega, la media cancha funciono mejor: ¡Gorriarán, enorme! Yo creo que corrió más de 15 kilómetros; Cervantes, mucho mejor; me gusta Campos y Jair por las bandas; el premio del “Mudo” es su entrega; los centrales muy bien, salvo ese errorzote de Rodríguez cuando se entrega, viene el centro y, si no es por el talón de Orrantia, hubiera sido otro el resultado. Brunetta nos enseñó porqué lo trajeron y no solo por la anotación, sino porque se le vio calidad. Cecilio como que entró muy desbocado, cometió 3 faltas en los linderos del área santista muy peligrosas. En fin, esté Santos Laguna me dio esperanza. Acevedo nos enseño que sí es mortal, cometió un pecadillo que pudo haber sido un pecadote.

Hasta la próxima.