Comenzaré esta columna haciendo el comentario acerca del partido entre Guadalajara vs Santos Laguna. Al no ganar, obviamente hay molestia en la afición, los comentarios son a todas luces negativos al equipo lagunero, muy pocos le ven posibilidades de protagonismo. Sin embargo, en lo personal debo comentar que las Chivas vinieron a jugar un futbol de movimientos, de toque y sobre todo de muchas ganas. Este equipo todos sabemos que está en el ojo del huracán, los comentarios de las vacas sagradas del micrófono siempre los traen en la mira, de tal suerte que si anteriormente, para jugarle al Guadalajara había que entregar el alma para poderle ganar, ahora a raíz de las presiones, son estos jugadores los que tienen que demostrar el por qué están en el equipo más querido de nuestro país.

Dado a eso, el domingo pasado, las ganas y el buen futbol de algunos del chiverio hicieron ver mal a los laguneros. Sin embargo, yo me atrevería a no ser tan crítico con el equipo de casa, tuve la oportunidad de ver repetidamente el partido y no me cabe la menor duda que fue el orden, además del bien jugar, lo que superó a los de casa. Y hablando del orden, creo que a los verdes les falta un poco. Se hicieron muchos cambios. Me gustó la defensa, Hugo I. Rodríguez lo hizo muy bien y Doria en lo suyo; Campos, bien y Pizzichillo no estuvo mal, hay que darle más jugada. Si fueron superados en ocasiones, hay que darle crédito al contrario. Acevedo en lo suyo, muy bien.

La media cancha se vio con ganas, pero se me hace que falta ubicación. Con Cervantes solo, clavado en la contención, como que se le hace bolas el engrudo, es mucho trabajo para el solo. Gorriarán, es un pulmón, sube, baja, está en todos lados, da y le dan, para mí el mejor Guerrero. No puedo hacer una crítica negativa de Jair ni de Brunetta porque hicieron buenas cosas, sólo que el técnico tendrá que ubicarlos mejor, porque además de contribuir al ataque, deben apoyar a la defensa del equipo.

El gravísimo problema del equipo son los grandes huecos que se generan en la media cancha. Este desorden, a mi juicio, es lo que permite que la contención se vea mal, que Gorriarán tenga que andar de arriba para abajo y que, en la soledad de los tres cuartos de cancha, poco se genere hacia arriba. La jugada en el minuto 38 en donde Jair González le filtra un balón a Correa y este falla en el remate, comienza en un cambio de juego que hace Brunetta a Jair, es decir, en el primer tiempo la única jugada generada a tres cuartos de cancha. Si tomamos una foto aérea del equipo en la cancha, veremos los grandes espacios entre líneas, en ocasiones los tres: Brunetta, Preciado y Correa clavados adelante y, para surtir balones, nadie. Creo que eso es lo que el director técnico debe corregir, y seguro ya lo habrá visto. Adelante, un Preciado muy luchón y con pocos balones. Correa sigue siendo el mismo. 

Los cambios surtieron efecto: Leo Suarez entró conectado, con Carrillo y el “Mudo” entró la sangre, el ímpetu y, sobre todo, se recupera la media cancha, y eso permite generar y dominar el partido. Golazo de Aguirre, clásico de un centro delantero, precedido de una jugada riñonuda de Hugo I. Rodríguez. En Toluca veremos de qué tamaño somos. 

La felicidad de los catalanes se nota con la llegada de Lewandowski. Una gran contratación, no cabe duda. Un gran jugador que hace cinco años les hubiera costado el doble o incluso no hubiera estado en venta. Las posibilidades económicas del Barça ahora, para eso les daba. Es un jugador de 34 años. Cierto, es más joven que Benzema, sólo que el francés tiene toda una vida en el Madrid. Sin duda es una buena operación de los Culés, seguro los podrá sacar del apuro.  

Hasta la próxima.