No me queda más que reconocer la superioridad de los rayados sobre los guerreros. El triunfo fue justo para los regios y doloroso para los laguneros. A través del partido se notó esa diferencia en los equipos, en la recuperación de la pelota, en un planteamiento en donde el atacar y defender era la misma cosa. Santos Laguna a la hora de atacar careció de ideas. Los guerreros tendrán que esperar la recuperación del “Huevo” Lozano, del mismo “Mudo” Aguirre, hasta de Cervantes, importante en la contención. 

Almada jugó con Gorriarán y Valdés colaborando también en la contención, no se cuánto tiempo tardará Santos Laguna en contar al cien por ciento con su plantilla. Muchos han regresado a la titularidad y todavía no se reponen de las lesiones. La falta de Cervantes en la contención obligó a retrasar a Valdés para, además de realizar funciones defensivas, aportar al ataque lo que él sabe. Sin embargo, a mi juicio esto generaba espacios que aprovechaban los regios para hacer daño. A Díaz, por el lado derecho, le falta todavía mucho para reconocer en él a una promesa ya cumplida. A Campos por la izquierda como que ya le tomaron la medida los contrarios, y se ha notado muy poco en los últimos partidos, incluso a la defensiva se ha visto muy mal. El no debió permitir el centro de Ponchito que costó la derrota. Luego Gorriarán que se perdió en la jugada. 

En la delantera, sólo Alessio ha demostrado por qué lo trajeron. Le falta con quien. Es un jugador con una movilidad extraordinaria, digna de un holandés. El “Mudo” desubicado, pero con muchas ganas. Al joven Carrillo como que le quedó grande el partido y, como anteriormente lo mencionamos, a Lozano le falta, pero tiene que jugar, como tienen que jugar Gorriarán, Cervantes y Aguirre. Las lesiones pegaron fuerte y fueron serias. Habrá que esperar.

Santos Laguna dejó ir el triunfo en León en el minuto 110; con Tijuana, en el 93; con Monterrey, igualmente, sin olvidar la derrota con Seatlle en el último minuto. Se dice que la suerte no está del lado de los tontejos, lo cierto es que, siendo el hubiera el tiempo pendejo del verbo haber, los guerreros llevarían 16 puntitos. Eso para mi es una mala racha y tendrá que llegar el momento en que se revierta, si no, al tiempo.

Siempre se ha hablado de la irregularidad de la Liga MX, esa la del gritito “Viva México”, el cual me parece una estupidez emanada de algún genio de la FEMEXFUT: Toluca le mete tres al América y después pierde con San Luis en su casa, Puebla va y le pega al Atlas y así los resultados tan ilógicos. Pues les comento que lo mismo pasa en el mundo del futbol: Alavés le pega al Atlético de Madrid, en la Champions el Manchester United es colero de su grupo, el Sheriff le pega al Real Madrid en el mismísimo Bernabeu y es líder, etc. etc. etc. 

El futbol como deporte es así, todo puede suceder, todos los deportes son así, el deporte en sí es el REY. A mi juicio, es una tontería definir algún deporte como el Rey, todos tienen su por qué y su por donde. ¿Cómo definir la justicia en el deporte? ¿Cómo justificar un hit en la novena entrada para echar por tierra un juego perfecto?  O ¿cómo aceptar un gol de campo de 66 yardas para perder un partido, cuando nadie en la historia lo había logrado? ¿Cómo entender un volado de derecha justo a la mandíbula para un nocaut en el octavo cuando llevabas la pelea ganada? O un putt de 12 metros para ganar. El deporte es impredecible, si no lo creesn, pregúntenle a las casas de apuestas. Lo que ganan con pendejos que se la juegan a la ¿lógica?

Hasta la próxima.