Las preguntas que muchos aficionados nos hacemos: ¿Por qué la alineación del Santos Laguna el pasado domingo? ¿Dónde estaba Doria? ¿Campos? ¿Qué pasa con Ayrton? ¿El “Mudo” sigue de vacaciones? Es muy difícil escuchar la narración de un partido cuando uno de los equipos es de los cuatro grandes o el mas popular como lo son las Chivas. 

El narrador o el comentarista del partido centra toda la atención en el Guadalajara y te habla de las altas, te da detalles de la alineación, te informa que ya regresaron los seleccionados, te platica de todo lo sucedido con el club, si tal o cual jugador se va a Europa, te comenta de los jugadores que están en la banca, si se cortaron el pelo, de sus tatuajes. Es más: hasta si fueron al baño antes del partido. Y todo mientras se desarrolla el juego. El equipo contrario sólo existe porque, si no, ¿contra quién juegan? Del equipo contrario nada importa. Es pequeño. Es ignorado. Y eso se siente feo. Como dice la canción: “Ódiame por piedad yo te lo pido, odio quiero mas que indiferencia”. Yo no sé si esta ignorancia sea por falta de profesionalismo, por el estúpido centralismo que se vive en este país, o por el pretexto de que ellos viven del rating.

Lo cierto es que durante la narración del partido Santos Laguna vs Chivas los aguanté 20 minutos. Todo era Chivas. Nadie habló de las ausencias de los Guerreros. Hasta el minuto 22 se dieron cuenta que no estaba Doria. Del “Mudo” ni se acordaron. De Campos, menos. En fin, así son las cosas en este nuestro futbol. Para ellos sólo son cuatro equipos. Los demás no existen. En resumen, apagué el sonido y disfruté de un mal partido de futbol.

¿Que pasó con Doria? Estaba en la banca y no alineó por cansancio muscular. Campos todavía no se repone de la fuerte entrada del Frances Thauvin, Aguirre andaba de vacaciones con su medalla de bronce; Ayrton, la gran incognita: cuatro partidos y quince lesionado; Lozano ya jugó con la sub-20, Ulises Rivas se volvió a lesionar. Todo este personal estaba fuera de servicio y Almada armó su equipo como Dios le dio a entender con lo que tenía. 

Almada ha recurrido a su buen sentido para conformar alineaciones que le den resultado. La ausencia de Doria en la defensa presagiaba malos vientos. Sin embargo, Rodríguez y Torres cumplieron a cabalidad con la encomienda. A Govea lo vi mucho mejor por el lado izquierdo supliendo a Campos, sin embargo, la aportación de este último al ataque es de extrañarse cuando no está en la alineación. Isijara cumpliendo una función como carrilero, conteniendo a Alex Vega y colaborando así con Orrantia. A mi juicio cumplieron, aunque al ataque no se vieron ninguno de los dos.  

Regresó Cervantes con mucho trabajo, y hubo de salir para refrescar la zona con Ronaldo. Gorriarán y Valdés en lo suyo; el primero con mucho del trabajo sucio que poco se aprecia y se valora, el segundo con buena movilidad, estuvo a nada de un gol olímpico, el travesaño se lo impidió. Adelante, Otero igualmente trabajador apareció por izquierda y por derecha, estuvo a centímetros de un golazo, un tiro cruzado que pasó lamiendo el poste, y Ocejo con el pecadote de no haber anotado la mas clara del partido, la pateo por arriba del arquero Rodriguez y la voló. Pudo tocarla por un lado y… gol. Un chavo con mucha movilidad, luchón, con buen manejo de la pelota, ¡pero cuando cometes un pecado mortal se olvida todo lo bueno! 

Sólo me falta Carlos Acevedo. Tres paradas fenomenales, y eso bastó para que los genios del micrófono ya lo candidaten para el Tri y… ¡claro que se lo merece! Te comento, mi estimado Carlos, que si lo hubieras hecho contra Querétaro o Necaxa, ni cuenta se dan. Así son las cosas. 

Hasta la próxima.