Por: Rubén Romero

Articulista invitado

Contados hasta el jueves pasado se habían roto 3 récords mundiales en pruebas de pista durante la semana de atletismo de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Eso generó una controversia. Se habla de dos innovaciones tecnológicas que contribuyen de manera directa a que se rompan esas marcas: del uso de la fibra de carbono en el calzado, y el nuevo material con que está hecha la pista del Estadio Olímpico de Tokio.

Ambas innovaciones ayudan de manera directa a correr más rápido y a que se rompan esas marcas, lo que deja la duda de la medida en que esos récords se deben al talento y el esfuerzo de los atletas y qué tanto se deben a la tecnología.

Pero dentro de todo esto, hay récords que quedan fuera de controversia, como el de la estadounidense Allyson Felix, de 35 años, quien ayer se alzó con su décima primera presea olímpica al ganar la medalla de oro en la Final de 4x 400 metros en los Juegos de Tokio 2020, que son sus quintos Juegos Olímpicos.

La velocista ha ganado por lo menos una medalla en cada una de las ediciones olímpicas que ha participado a partir de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y acumula 7 medallas de oro, 3 de plata y una de bronce en pruebas de 200 y 400 metros.

Con eso superó al legendario Carl Lewis, ganador de 10 medallas olímpicas de atletismo y se acercó al finlandés Paavo Nurmi quien acumuló 12 olímpicas de atletismo.

La velocista de California dio a luz en 2018 y regresó a las pistas en julio de 2019, dejando de correr los 400 metros durante dos años, protagonizando una fuerte controversia con Nike, su patrocinador, del que se separó cuando la empresa de la palomita pretendió reducir honorarios a causa de su maternidad.

Al ganar el oro en el relevo de 4 x 400, Felix se despide de los Juegos Olímpicos dejando un récord de participaciones y medallas en atletismo que no dependen de la tecnología y que serán muy difícil de superar.

Recuerda que correr es salud y algo más.., mejor calidad de vida.

Correo electrónico: azteca_42@hotmail.com