“En Barcelona, a 14 de diciembre del 2000 y en presencia de los Sres. Minguella y Horacio, Carlos Rexach, Secretario Técnico del F.C.B., se compromete bajo su responsabilidad y a pesar de algunas opiniones en contra a fichar al jugador Lionel Messi siempre y cuando nos mantengamos en las cantidades acordadas”.

Una servilleta que amparaba que un niño de 13 años se iba a la Masía, en donde a través de los años demostraría que llegaría a ser el mejor jugador en la historia del Barza, una servilleta que en sí misma no tenía ningún valor, y que Rexach se la rifa y firma el destino de un crack y de una época de un Club que ha sido reconocido como el mejor del mundo en los últimos años. Una servilleta que no especifica el valor de la operación y que en cambio 20 años después se transforma en un contrato en toda forma y que mínimo valdrá cien millones de euros, pero nunca los setecientos de la clausula de rescisión.

Es mas, se dice que esa servilleta esta guardada en un banco de Andorra y es propiedad de Horacio Gaggioli, está valuada en algunos milloncitos de euros para los coleccionistas o bien, si la quiere el Barza para su museo.

Tarde o temprano acabaría la era de Messi en el Barcelona, ¿será tal vez el mejor de la historia? Kocsis, Kubala, Luis Suárez (el que no era mordelón), el mismo Rexach, Johan Cruyff, Romario, Ronaldinho, Ronaldo, Iniesta, Xavi Hernández y le puedo seguir, tantos otros que le dieron grandeza a este Club Culé. Tantos jugadores que eran tan buenos que la verdad no podemos decir cual era o ha sido el mejor. 

Todos salieron por la puerta grande. En este caso se me hace que “La Pulga” escogió la puerta de atrás. ¿Qué motivó a este genio a tomar esta decisión? ¿La goleada del Bayern?  ¿El saber que su equipo se desmorona y ya no iba a ganar nada? ¿La llegada de Koeman? ¿La mala relación con el presidente Bartomeu? Yo pienso que ninguna de las interrogantes anteriores tiene tanto peso como para acabar una relación tan exitosa para ambos de la manera en la que está acabando. En fin, nadie sabe de la mochila más que el que la va cargando. ¿Quién le debe mas a quién: Messi al Barza o al revés? Se me hace que están a mano. 

Se dice que puedes cambiar de mujer, de religión, de ciudad, de carro, de ropa, de chamba, pero de equipo nunca. ¿Tantos niños que le van al Barza, cambiarán de equipo ahora sin Messi? Se me hace que sí. 

¡Hasta la próxima!

Twitter: @patachueca93