Por: Rubén Romero

Articulista invitado

Emil Zatopek, de Checoslovaquia, ganó la medalla de oro en el maratón olímpico de Helsinki 1952, era el primer maratón de su vida. Durante esos Juegos ganó también las medallas de oro de 5 y 10 mil metros, en un hecho inédito e irrepetible.

El nivel competitivo de las pruebas de fondo se ha vuelto tan alto y especializado que sería impensable que alguien pudiera repetir esa hazaña o que ganara una medalla de oro olímpica en su primer maratón.

Dentro de este entono se ha generado una interesante controversia en torno del resultado de Kenenisa Bekele, quien ganó el Maratón de Berlín 2019, a solo 2 segundos del récord mundial de 2h 01’39” que Eliud Kipchoge impuso hace un año.

Algunos especialistas empiezan a llamar a Bekele “GOAT” (Greatest Of All Time), por su larga cadena de triunfos, que incluye tres medallas de oro olímpicas, récords mundiales de 5 y 10 mil metros, y 11 títulos mundiales de Cross Contry.

Bekele y Kipchoge compitieron entre sí muchas veces en la pista, donde el primero siempre fue superior, pero no en el maratón.

Aquí un apunte: el eritreo Zersenay Tadese fue el dueño del récord mundial de medio maratón durante más de ocho años y nunca estuvo cerca de los mejores del mundo en maratón. Hay gran diferencia entre una y otra pruebas.

Kipchoge ha ganado 12 de los 13 maratones en que ha participado, ostenta el récord mundial, ganó la medalla de oro en el maratón olímpico Río 2016 y ha corrido ocho veces por abajo de 2h05′.

Bekele ha corrido 11 maratones, en las cuatro veces que se han enfrentado ha sido superado por Kipchoge, en otros cuatro ha abandonado y ha corrido dos veces por abajo de 2h 05′, aparte de su marca de 2h 02’41” de este año.

¿Es mejor el uno que el otro? Usted tiene la mejor opinión, pero la verdad es cada día será más difícil englobar en una sola categoría a todos los fondistas.

Los tiempos de Zatopek no volverán.

Recuerda que correr es salud y algo más: mejor calidad de vida.

Twitter: @Romerodromo