México hizo otro buen desempeño en la Serie del Caribe, cierto es que la ofensiva se cayó al final y perdieron el juego por el campeonato ante Puerto Rico por 1-0, pero a pesar de ello una vez más estuvieron muy cerca de llevarse el título.

Aquí es donde aparece el trabajo de equipo y se le tienen que dar el crédito al pitcheo con tremenda actuación, porque gracias a ellos se pudo ganar al menos el juego de semifinales luego de anotar una carrera en los últimos 28 innings.

A pesar de la anemia ofensiva se estuvo cerca de ser campeón perdiendo con la mejor opción del relevo con Jake Sánchez, el estelar cerrador de los Águilas de Mexicali.

Darle crédito a Puerto Rico ya que no debe ser fácil mantener el ánimo luego de perder los tres primeros cotejos del certamen, se lograron mantener en la pelea y cerraron ganando la semifinal a Venezuela con una poderosa demostración ofensiva y la final a México a base de pitcheo y defensa.

El cambio de formato le vino a dar un giro considerable a la Serie del Caribe, anteriormente perder los dos primeros encuentros era casi despedirse a las esperanzas de ser campeón, con mayor razón perder los tres primeros duelos.

No vale la pena criticar el sistema de competencia, así funciona desde rato el mundo deportivo, la misma Liga Mexicana del Pacífico es un buen ejemplo, se corren riesgo considerables con tal de asegurar un buen final y sin duda se tuvo un estupendo partido por el título en 2017.

Viene ahora la preparación para el siguiente Clásico Caribeño, donde Cuba estaría entre los principales pendientes, si lo mantienen como invitado o de plano lo dejan fuera. Puerto Rico celebra la coronación, México festeja otra exitosa Serie del Caribe, Venezuela se prepara para recibir la siguiente, ¿y República Dominicana? Increíblemente de nuevo ellos no tienen algo que celebrar sino todo lo contrario, llegarán con 10 derrotas consecutivas a la siguiente edición, con toda la presión encima.

Anuncios